Páginas vistas en total

lunes, 15 de abril de 2013

Arquitectura Palladiana (Palladianismo)



El palladianismo o arquitectura palladiana es un estilo arquitectónico originalmente creado por el arquitecto italiano Andrea Palladio (1508 - 1580). Aunque el término palladiano se refiere a este autor y todas ellas inspiradas por él. Lo que se conoce como palladianismo es una evolución de los propios conceptos originales de Palladio. El desarrollo del palladianismo como estilo autóctono comenzó en el siglo XVI y continuó hasta finales del siglo XVIII, donde influyó notablemente en la arquitectura neoclásica. Este estilo se extendió desde el Véneto hacia toda Europa y otras partes del mundo. 

La obra de Andrea Palladio se encuentra en su totalidad en la región del Véneto. Destacan las villas palladianas de Vicenza y la Iglesia del Santísimo Redentor , en Venecia. Tanto en los tratados que escribió Palladio, como en los edificios que diseñó, siguió los principios fundadores definidos por el arquitecto romano Marco VItruvio y desarrollados por Leon Battiata Alberti en el siglo XV. Estos secundaban la vertiente más clásica de la arquitectura romana, la cual se basaba más en las proporciones matemáticas que en la riqueza ornamental. Combinó libremente muchos de los elementos del lenguaje clásico de acuerdo con las exigencias del emplazamiento o de las necesidades funcionales de cada edificio. Compartió la búsqueda renacentista de las proporciones armónicas y sus fachadas se caracterizaban por la elegancia basada en la sencillez casi austera y la serenidad compositiva. 

Palladio siempre ideaba sus villas en referencia a su lugar de ubicación. Si se encontraba en una colina todas las fachadas eran diseñadas de tal manera que sus moradores tuvieran buenas vistas desde cualquier ángulo de la casa. También el uso multiplicado del pórtico en cada una de las fachadas tenía la finalidad de proteger del sol a las personas que quisieran disfrutar del paisaje. La loggia paladiana puede describirse como un pórtico hueco o estancia autónoma, cuyos muros abiertos dejan ver el resto de los elementos y rematados con frontones. Las logias en las fachadas daban significado a las mismas y en ocasiones eran soportadas por un entablamento inferior. 

Palladio creía profundamente en la doble finalidad de las villas: como explotación agropecuaria y como remanso palaciego de los ricos burgueses. Estas viviendas simétricas con aspecto de templo, también contenían lo necesario para las actividades del campo. Estancias de trabajo con graneros, establos o almacenes de aperos agrícolas se separaban de la vivienda central mediante alas concebidas simétricamente. Estas alas, a veces separadas de la vivienda y conectadas con las colonias de trabajadores, eran diseñadas no solo funcionalmente sino también como complemento de la villa y mejora del conjunto. 

El estudio de los edificios fue fundamental para la posterior evolución del palladianismo. Sin embargo, los textos escritos por el maestro intaliano, supusieron el mecanismo más rápido para la difusión de sus teorías por el resto de Europa y Norteamérica. 




Las dos obras principales de Andrea Palladio son: 


  • La Antichità de Roma (1554): obra que recoge la imagen romana de Roma Antigua
  • I Quattro libri dell' Architettura (1570), tuvo gran éxito y fue difundido a través de numerosas reimpresiones y traducciones en los siglos XVII y XVIII. La obra está estructurada de la siguiente manera:

  1. Libro I: Teoría de los materiales, construcción de una casa desde los cimientos hasta el techo, instrucciones generales para la construcción pública y privada, teoría de los cinco órdenes arquitectónicos
  2. Libro II: la casa privada (villa) en la ciudad y el campo
  3. Libro III: Calles, plazas, puentes, basílicas
  4. Libro IV: Los templos de la Antigüedad en Roma, en Italia y en el resto de Europa

La influencia de Palladio ha sido enorme en la arquitectura occidental, especialmente en la tradición anglosajona, que ha tenido como consecuencia que tanto la arquitectura colonial norteamericana como la arquitectura colonial inglesa en territorios tan extensos como la India, China o Australia, puedan verse diseños derivados de Palladio.

En 1750 Palladio publicó su tratado l Quattro libri dell' Architettura, que inspiraron a arquitectos por toda Europa. Durante el siglo XVI muchos de ellos estudiaron en Italia, analizando la obra de Palladio. Esta influencia se percibió en el regreso a sus países de origen cuando adaptaron el estilo a las diferentes circunstancias climatológicas, topográficas y gustos de sus clientes. El ideal palladiano se fue extendiendo a través de toda Europa, alcanzando su máxima popularidad en el siglo XVIII, en Inglaterra, Irlanda y Estados Unidos. También sirvió de precedente al Neoclasicismo de finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX. 

El estilo barroco, tan popular en el continente europeo, nunca tuvo verdadera implantación en las Islas Británicas. Fue rápidamente suplantado, cuando en el primer cuarto del siglo XVIII, se publicaron en Gran Bretaña cuatro libros que destacaban la simplicidad y la pureza de la arquitectura clásica.


  1. Vitruvius Britannicus (1715), publicado por Colen Campbell. A lo largo del siglo aparecieron volúmenes suplementarios. 
  2. La traducción inglesa de I Quattri libri dell' Architettura de Andrea Palladio, publicado por Giacomo Leoni en 1715
  3. La traducción inglesa de De re aedificatoria de Leon Battista alberti publicada en 1726
  4. The Designs of Inigo Jones....With some Additional Designs, publicado por William Kent en 2 volúmenes en 1727

Estos cuatro tratatos contribuyeron enormemente al renacer de la arquitectura palladiana inglesa, llegando a ser el estilo predominante del país durante el siglo. Sus tres autores consiguieron ser muy conocidos y de lo más solicitados para trabajar. Colen Campbell fue elegido como arquitecto del banquero Henry Hoare I, para quien construyó Stourhead House, una obra maestra inspirada directamente en la Villa Emo de Palladio, que inspiró a docenas de casas similares a lo largo de toda Inglaterra. 


En 1734, William Kent y Lord Burlington crearon uno de los mejores ejemplos de las casas neopalladianas, Holkham Hall en Norkolk. El bloque principal sigue los dictados de Palladio, pero las alas exteriores agrícolas, normalmente desaparecidas en el palladianismo, fueron destacadas en este caso. Kent las adjuntó al proyecto, desterrando su uso agropecuario, dotándolas de igual importancia al de la vivienda principal. El uso fue extendiéndose en otras construcciones y usualmente estas alas fueron adornadas con pórticos, frontones y entablamentos, como en Kedleston Hall, que convierte las alas en pequeñas casas adosadas.





 
El estilo evoluciona y cambia para adaptarse a las exigencias de cada cliente. Cuando en 1746, John Russel, IV Duque de Bedford, decidió remodelar su casa de Woburn Abbey, prefirió el palladianismo para su reconstrucción, al ser el estilo más de moda en la época. Eligió para ello al arquitecto Henry Flitcroft, discípulo de Buelington. El núcleo central es pequeño, el pórtico con tres vanos está meramente esbozado, y a diferencia de las loggias palladianas éste está completamente cerrado. Las alas laterales contienen el grueso de las habitaciones, reemplazando el original muro que conducía a las colonias de trabajadores e instalaciones agropecuarias. Los extremos fueron elevados a una altura superior al edificio central y como decoración contiene ventanas palladianas que evocan su influencia originaria. Esta evolución de estilo será repetida en la tipología de casas de campo inglesas durante cien años. 

Durante el período neopalladiano, en Irlanda, incluso las mansiones más  modernas se hicieron en este estilo. La arquitectura palladiana en Irlanda difería sutilmente de la realizada en Inglaterra. A medida que los diferentes países iban adhiriéndose a los ideales constructivos de Palladio, fueron dotándose de su propia personalidad. En Irlanda construyeron más ajustados al original italiano, debido a que los arquitectos tomaban las referencias directamente de Italia Irlanda, por su condición más lejana y provinciana, hizo que la moda palladiana cambiara más lentamente que en ningún otro sitio. 

Uno de los arquitectos irlandeses pioneros fue Sir Edward Lovett Pierse (1699 - 1733), el que se considera como el máximo exponente del palladianismo irlandés. Pearce rechazó el Barroco y pasó tres años estudiando Arquitectura en Francia antes de regresar a Irlanda. Su obra cumbre palladiana fue el primer Parlamento de Dublín. Pierce era una prolífico arquitecto y también diseñó la fachada sur de Drumcondra House (1727) y el Palacio de Chashel (1728). 

El arquitecto Richard Cassels, de origen alemán, diseñó siguiendo la arquitectura palladiana la Casa Russborough, el Hospital Rotunda en Dublín y Florence Court en el Condado de Fermanagh. Las casa de campo palladianas en Irlanda solían tener una especialidad, la decoración rococó en escayola, casi siempre obra de los hermanos Lafranchini, que hacía a sus interiores más extravagantes que sus contemporáneas inglesas. Gran parte de Dublín fue construido en el siglo XVIII en estilo georgiano. Muchas de esas edificaciones se mantienen en pie en la actualidad aunque en condiciones ruinosas. Tras la crisis de 1922 en Irlanda, el plomo de los tejados de las vacías casas palladianas fue expoliado por su valor como chatarra. Aun muchas casas palladianas sin tejados pueden admirarse en las zonas rurales despobladas del país. 

El presidente de Estados Unidos y arquitecto amateur Thomas Jefferson (1743 - 1826) una vez se refirió a I Quattri libri dell'Architettura de Palladio como su Biblia. Jefferson tenía un intenso aprecio a los conceptos arquitectónicos palladianos y los diseños de su casa en Monticello en Charlottesville, así como los de la Universidad de Virginia estaban basados directamente en los dibujos del tratado de Palladio. Monticello (remodelada entre 1796 y 1806) está claramente basada en la Villa Capra de Palladio, que, con sus modificaciones, se califica en Estados Unidos como estilo colonial georgiano. El Panteón o la Rotonda diseñados por Jefferson en la Universidad de Virginia son palladianos en su concepto y estilo y cuya cúpula está basada en el Panteón de Agrippa en Roma. 




En Virginia y Carolina las formas palladianas se convierten en típicas de las casas de plantaciones de Tidewater, tales como Stratford Hall, Westover Plantation o Drayton Hall, cerca de Charleston . Estas son ejemplos de la denominada arquitectura colonial estadounidense que adoptaron la forma palladiana, según los grabados de la época. El uso del palladianismo en Estados Unidos fue debido a que los constructores y albañiles, incluso los propietarios, no tenían la experiencia personal en construcción de edificios, ni el conocimiento de sus colegas europeos. 

Un rasgo característico del palladianismo estadounidense es la reaparición del gran pórtico de entrada, que está nuevamente destinado a proteger la vivienda del sol. El pórtico (con o sin frontón) en diferentes formas y tamaños llegó a ser crucial en la arquitectura colonial norteamericana. En los países del norte de Europa, debido al clima, el pórtico con esta finalidad llegó a ser meramente simbólico, normalmente cerrado o bien esbozado por un diseño de pilastras o, en los últimos ejemplos del palladianismo inglés, adaptado como puerta de carruaje. 

Las dos únicas estructuras en Estados Unidos del período colonial que pueden ser definitivamente atribuidos a la filosofía del tratado de Palladio son la Casa Hammond-Harwood en Annapolis y el primer Monticello. La fuente de inspiración de la Casa Hammond-Harwood es Villa Pisani en Montagnana y el primer Monticello es Villa Cornaro de Piombo Dese. Drayton Hall y la Casa Miles Brewton en Carolina del Sur siguieton esta influencia. 

Una de las adaptaciones realizada por el palladianismo norteamericano es que el piano nobile o planta noble tiende a ser reemplazada por la planta baja o rústica trasladándose la planta de servicio al piso superior, a diferencia de la tradición europea. Esto negaba la necesidad de escalinatas ornamentadas exteriores que llegaran a la planta principal, como en los diseños originales de Palladio. Esta tendencia predominó en el estilo neoclásico que sucedió al palladianismo.

Alrededor de 1770, en Inglaterra, arquitectos como Robert Adams y Sir William Chambers tuvieron gran demanda popular, a esas alturas contaban con gran variedad de fuentes clásicas en las que inspirarse, incluidas las originales griegas. Comenzaron a construir en el estilo que más tarde se denominó Neoclasicismo, más que palladianismo. En Europa la influencia palladiana decae a finales del siglo XVIII, siendo sustituida por el Neoclasicismo, que no rompe bruscamente con el palladianismo, ya que ambas beben de las mismas fuentes clásicas. En Estados Unidos, la arquitectura palladiana persiste un poco más, debido al concepto de Thomas Jefferson para encontrar un estilo propio para el incipiente país. El término palladiano aun es usado en la actualidad, aunque incorrectamente, para referirse a un edificio con alguna pretensión clásica. 




1 comentario:

  1. Muy interesante el tema del neopalladianismo, ayuda a comprender mejor la filosofía colonial estadounidense pero también la búsqueda de patrones clásicos o grecolatinos por parte de un país reciente como eran los EEUU que deseaban emular al Antiguo Imperio Romano y al pensamiento renacentista.

    ResponderEliminar