Páginas vistas en total

jueves, 5 de diciembre de 2013

Palazzo Medici Riccardi



El Palacio que Cosme el Viejo encargó al arquitecto Michelozzo debía responder en su imagen al creciente poder de esta familia de banqueros que llegó a gobernar la ciudad, convirtiéndose en el mejor ejemplo de la arquitectura civil del Renacimiento. Comenzada en 1444, el rústico almohadillado de la primera planta recuerda el aspecto de fortaleza que todavía no había abandonado por completo los palacios urbanos, pero tanto su refinado jardín interior como las rítmicas arcadas del patio, la gran cornisa que cierra la fachada o las proporciones armónicas de las ventanas hablan ya de un nuevo gusto arquitectónico. Hacia 1517 Miguel Ángel realizó la ventana del extremo de la planta baja, modificando la imagen del palacio y adaptándolo a los nuevos tiempos. La familia Medici habitó el palacio hasta 1540, momento en que Cosme I se trasladó al Palazzo Vecchio. En 1655 vendieron el edificio a la familia Riccardi, que realizó importantes reformas para engrandecerlo. 

El Palazzo Medici Riccardi no solo es uno de los más importantes de Florencia, sino que representa el paradigma de armonía alcanzada mediante la unión de la arquitectura del Renacimiento temprano con la del Barroco tardío. 

La construcción del palacio se llevó a cabo entre 1444 y 1460. El escultor y arquitecto florentino Michelozzo Michelozzi (1396 - 1472) diseñó el proyecto. En aquel período histórico, Michelozzo era el arquitecto de confianza de Cosme I el Viejo y demás miembros de la familia Medici. En su juventud, Michelozzo había sido discípulo de Brunelleschi y de Ghiberti y más tarde llegó a  ser ayudante de Donatello. Cosme I le encargó el proyecto a Michelozzo tras haber desestimado el proyecto de Brunelleschi al considerar demasiado ostentosas las características externas del edificio. 

El soberbio edificio diseñado por Michelozzo denota el inicio del arquetipo seguido en los principales palacios de Florencia, en la medida que cada planta está visiblemente definida y una gran cornisa media entre la parte superior de la fachada y el inicio del tejado.

Las contundentes columnas dóricas y los soportales del patio con sus respectivas entradas asimétricas, situada en la esquina de la planta baja proceden del prototipo de patio palaciego creado por su maestro Filippo Brunelleschi en el siglo XV. Desde entonces y a lo largo de más de un siglo, los palacios de las familias florentinas de elevada posición se diseñaron, en su mayoría, de acuerdo al estilo del Palacio Medici Riccardi.





En 1450, Piero de Medici encargó a Michelozzo la construcción de una capilla en la primera planta del edificio. El diseño de dicha capilla fue de una simetría perfecta. Su interior se divide en dos planos cuadrados adyacentes, un gran hall, un ábsidemuy alto y rectangular con el altar y dos pequeñas sacristías a cada lado. También se encargó de diseñar el sofisticado suelo de la capilla, recubiertos de mosaicos de mármol , divididos en diseños geométricos y compuesto de materiales de alto valor como el granito. El magnífico techo, también diseñado por Michelozzo, se recubrió con madera tallada policromada bastante sobrecargada.   La ornamentación corrió a cargo de Pagno di Lapo, llamado Il Portigiani, quien pasó la mayoría de su juventud como ayudante de Donatello y del mismo Michelozzo. En Florencia decoró trabajos de gran importancia en la Iglesia de San Lorenzo, así como las puertas de la sacristía situada en la zona norte del Duomo. 

En la segunda década del siglo XVI se remodeló una parte del palacio. Los soportales se cerraron convirtiéndose en una loggia cubierta y Miguel Ángel diseñó dos ventanas suplementarias. En ese período se colocó en el patio la famosa estatua de Orfeo, obra del escultor y pintor florentino Baccio Bandinelli (1493 - 1560), uno de los escultores más famosos del manierismo italiano. 

El palacio Medici Riccardi fue la residencia de la familia Medici por más de dos siglos. Finalmente fue Cosimo I de Médici quien decidió mudarse al Palazzo Vecchio. El palacio se convirtió en la residencia de otros miembros menores de la familia, hasta que Fernando II de Medici, Gran Duque de la Toscana, decidió vender la propiedad a los marqueses Gabriello y Francesco Riccardi. 

La familia Riccardi amplió la parte posterior del edificio y encargó la construcción de la magnífica Galería de los Espejos (hoy conocida por Galería de Luca Giordano). El pintor napolitano Luca Giordano (1634 - 1704) afrescó el inmenso techo abovedado de la galería, realizando una larguísima serie de frescos, todos ellos una alegoría de la sabiduría divina. 

Riccardo Romulo Riccardi dio en el siglo XVI, el primer impuldo a la colección de libros familiares. Más tarde Franceso Riccardi aumentó considerablemente la colección, debido sobre todo a la dote de su mujer, que conllevaba un gran número de libros antiguos de ciencia, filosofía, literatura y poesía, aportados por su padre, quien fue un prestigioso intelectual y erudito cercano al círculo de Galileo Galilei. 




La biblioteca conocida como Biblioteca Riccardiana  alberga asimismo un valioso patrimonio en manuscritos. Además de la colección de trabajos y documentos autógrafos de Petrarca, Boccaccio, Savonarola, Alberti, Fizino, Policiano y Pico della Mirandola incluye espléndidos códices y una larga serie de volúmenes procedentes de bibliotecas patricias y humanistas, así como cartas escritas por personalidades públicas y valiosos documentos históricos, políticos y artísticos. 

Alrededor de 1685 la familia Riccardi encargó al arquitecto y escultor florentino Giovan Battista Foggini (1652 - 1725) la construcción de la impresionante escalinata de entrada. Además la familia Riccardi encargó otras ornamentaciones barrocas para el patio y las zonas interiores del palacio. En 1715 se agrandó considerablemente la parte anterior del edificio, cuya fachada asomaba a Via Larga (Via Cavour) y se añadieron siete ventanas distribuidas, respectivamente, entre la primera y la segunda planta. Pero los proyectos y las consiguientes obras de dichas remodelaciones se realizaron con tal perfección que el diseño original de Michelozzo no perdió su equilibrio en ningún momento. 

A comienzos del siglo XIX la familia Riccardi, debido a una importante crisis económica, se vio en la situación de subastar las obras más importantes de la espléndida colección de arte, dejando el palacio en 1814. En 1847 se extinguió la dinastía Riccardi. En 1865, cuando Florencia es nombrada capital del Reino de Italia, el palacio se convirtió en la sede del Ministerio del Interior. En 1871 el edificio pasó a ser la sede del Ministerio de Prefectura de Florencia. Hoy en día el Palazzo Medici Riccardi es también la sede del Consejo Provincial. 

Se pueden visitar algunas de sus salas, incluidas el patio, la capilla y la Galería de Luca GIordano. Además en su interior se ha construido un ala en la que se conservan una serie de bellas estatuas  y otros objetos antiguos. También alberga frecuentes exposiciones de carácter temporal. 



2 comentarios:

  1. segura de que capiteles dóricos? más bien se ven como corintio o compuesto

    ResponderEliminar
  2. Son compuestos,y que se sepa no hay un barroco tardio antes de un renacimiento temprano,el barroco fue una postura posterior

    ResponderEliminar