Páginas vistas en total

viernes, 1 de noviembre de 2013

Hospital de los Inocentes (Spedale degli Inocenti)



El Hospital de los Inocentes (Spedale degli Inocenti) fue un orfanato de niños en Florencia, diseñado por Filippo Brunelleschi, quien recibió el encargo en 1419. Está considerado un notable ejemplo de la arquitectura del primer renacimiento italiano. El hospital, con una galería frente a la Plaza della Santissima Annunziata, fue construido y dirigido por el Arte della Seta (Gremio de la Seda) de Florencia, uno de los más ricos de la ciudad y, como la mayor parte de las cofradías, asumía obligaciones filantrópicas. 

El Hospital de los Inocentes (Hospital de los niños abandonados) se encuentra en la Piazza Santissima Annunziata. Fue el primer hospital de expósito especializado de Europa y uno de los primeros edificios de arquitectura renacentista de Filippo Brunelleschi. Aun hoy en día, siguiendo con la tradición del cuidado infantil, es sede de dos jardines de infantes, una guardería, tres casas de acogida de niños y algunas oficinas de investigación de la Unicef. También, según la ley 451/97 el Instituto se convirtió en el Centro Nacional de Documentación y Análisis de la Infancia y la Adolescencia, monumento nacional y europeo para promover el cuidado de los derechos del niño.

El edificio, elevado sobre el nivel de la plaza por una serie de escalones que recorren toda la longitud de la fachada, fue construido en varias fases de las que solo la primera (1419 - 1427) tuvo la supervisión directa de Brunelleschi. Las fases posteriores añadieron el ático (1439), pero omitieron las pilastras, obra supuestamente del mismo Brunelleschi y expandieron el edificio un hueco más al sur, en 1430. 

El diseño de Brunelleschi se basó tanto en la arquitectura de la Antigua Roma, como en la arquitectura gótica tardía. La galería (también conocida con el nombre de logia) era un tipo de construcción bien conocido, aunque el uso de columnas redondas con capiteles de orden compuesto, así como los arcos circulares y las cúpulas esféricas detrás, constituían toda una novedad para la época. 

Su planta baja está formada por amplios arcos de medio punto sostenidos por delgadas columnas corintias y adornadas, en cada espacio de los arcos, con medallones de terracota vidriada y policromada en azul y blanco con un recién nacido (llamados tondi), obra de Andrea Della Robbia. Un delicado arquitrable divide la planta baja del primer piso cuyo muro se ve interrumpido por ventanas bastante espaciadas que, coronadas por frontones triangulares, corresponden exactamente a los arcos de la planta baja. Los tondos (medallones) de AndreaDella Robbia son la base visual de cada una de las ventanas. Tanto la columna como los arcos muestran el tipo de piedra grisácea, denominada pietra serena, constituyendo una característica única de la obra de su autor.




El pórtico se cubre con un conjunto de bóvedas vaídas. Están formadas por un hemisferio cortado verticalmente por dos pares de planos paralelos entre sí y perpendiculares a los otros dos, apropiado para cubrir espacios cuadrados. En el pórtico, realizado a base de arcos, se refleja el sistema de proporciones en que se basa la arquitectura brunelleschiana, pues el ancho del vano y del pórtico es igual al alto de las columnas, con lo cual nos encontramos con un cubo que se repite nueve veces.

Una serie de elementos escogidos para mantener los costos bajos es la base de uno de los logros arquitectónicos más felices, que tuvieron una gran influencia en la arquitectura de los siglos por venir. En primer lugar se han elegido los materiales de bajo costo, tales como piedra, poco utilizada en la arquitectura de aquella época debido a su fragilidad, y el yeso blanco que crea un equilibrio de emparejamiento del color gris y blanco, que se convierte en un rasgo característico del renacimiento y del arte florentino, en general. 

La arquitectura de este edificio tuvo una gran influencia en la arquitectura sucesiva. El tipo de arcada adicional con vista a la plaza de la ciudad, se repitió fielmente en el Hospital de St. Paul (Florencia) o el Hospital Yule en Pisoia.

Pero sobre todo en la Piazza Satissima Annunziata la fachada determina el trazado urbano de todos los edificios adyacentes: a mediados del siglo XV Michelozzo y luego Leon Battista Alberti restauraron la Basílica della Santissima Annunziata, agregando un vestíbulo en el pórtico de la fachada, mientras que en 1516 Antonio da Sangallo el Antiguo y Baccio d'Agnolo  construyeron, en el lado opuesto de la plaza, una galería doble, la Logia dei Servi di Maria. Fue en 1601 cuando Giovanni Battista Caccini pudo finalizar el pórtico del lado norte, creando de esta manera una perspectiva de continuidad en toda la plaza. 

Este complejo además es un archivo cultural sumamente rico. Allí se encuentra la Galería del Arte del Hospital. En esta zona se trató de construir (Siglo XIX) un altillo por encima de la fachada para ampliar las instalaciones disponibles para el Instituto. Para financiar esta obra se vendieron una gran parte de las más de 300 obras de dicho Instituto, que actualmente se encuentran dispersas por todo el mundo. Aun se pueden admirar obras de Domenico Ghirlandaio, Luca della Robbia, Piero di Cosimo y Sandro Botticelli. 


"Adoración de los Reyes Magos, detalle" (Domenico Ghirlandaio)




1 comentario:

  1. Hola, quería saber que tiene de especial este "hospital", con la edad renacentista. Me hace falta para un trabajo y no consigo encontrar la información que necesito. Muchas gracias

    ResponderEliminar