Páginas vistas en total

sábado, 2 de febrero de 2013

Auguste Rodin

El Pensador


François Auguste-René Rodin (París, 12 de noviembre de 1840 - 17 de noviembre de 1917) fue un escultor francés contemporáneo de la corriente impresionista. Enmarcado en el academicismo más absoluto  de la escuela escultórica neoclásica, no solo fue el escultor que dio fin a más de dos siglos de búsqueda de la mimesis en las artes  tridimensionales, sino que además dio un nuevo rumbo a la concepción del monumento y la escultura pública. 

Se educó en la Escuela de Artes Decorativas de París, en un ámbito no solo ajena a las bellas artes , sino además menospreciado por éstas. Rodin dedicó gran parte de su juventud a adquirir conocimientos sobre anatomía, que en más de una oportunidad le valieron la envidia y el descontento de los escultores reconocidos por la Academia de Bellas Artes de París. Célebre fue el escándalo en torno de su escultura La edad de bronce (1875), de la cual se dijo que, debido a su perfección,  los moldes habían sido sacados directamente del cuerpo del modelo y no de una arcilla hecha por el artista: tal acusación era deshonrosa para cualquier escultor y Rodin, contando con la ayuda de amistades influyentes, como el pintor y escultor impresionista Edgar Degas, logró salir de la disputa no solo victorioso, sino además con una fama que lo puso inmediatamente entre los artistas más importantes de París. 

Con posterioridad su escultura se dividió en dos líneas distintas: la primera que denominó alimentaria, era la escultura decorativa de la cual vivía y alimentaba a sí mismo y a sus amantes, entre las cuales se encontraba su amiga y ayudante la escultora Camille Claudel, la segunda, transgresora, popularmente conocida como su obra pura y trascendente en la historia del arte occidental.

Pertenecientes a esta última línea de trabajo se encuentran sus monumentos y encargos más importantes, tales como Los burgueses de Calais (1884) y el célebre Monumento a Balzac (1897), famoso debido a la revolución de la escultura en el espacio público generada por su elaboración. Para Rodin el artista no debía ser un esclavo del modelo, al contrario: era el artista el que escogía, con su propio ojo y sensibilidad, el objeto a representar, y por medio de su imaginación era capaz de modificarlo, para crear así una imagen totalmente nueva a los ojos del mundo. Rodin había estudiado la anatomía, no para ser dominado por ella, sino para usar el cuerpo humano como una herramienta de expresión de la psicología y los sentimientos humanos. 




Estas ideas las plasmó en su obra más importante, Las puertas del infierno (1880 - 1917), para la que en un comienzo fueron pensadas las figuras de El Pensador, El Beso y Dánae. Estas puertas, originariamente hechas para un supuesto museo de artes decorativas de París, que nunca fue creado, tiene como tema El Infierno del poeta Dante Alighieri, y en ella Rodin ubicó algunos pasajes de este libro usando como narración los cuerpos de los personajes involucrados. La figura central, El Pensador, es un retrato de Dante, el cual se ve afectado por lo que está viendo e influenciado por las fuerzas divinas que anuncian las desgracia sobre su cabeza (Tres sombras o, como también se lo conoce, Retrato triple de Adán). Los historiadores del arte también coinciden en esta escultura a la propia figura de Rodin: un hombre que se aterra frente al mundo que le toca vivir, en el que la tecnolog{ia da paso al cine, y está en el centro, donde debe elegir enmarcarse dentro de la tradición o revolucionar las artes escultóricas. 

Durante años trabajó para otros escultores como Albert-Ernest Carrier Belleuse, en cuyo taller realizaba todo tipo de objetos de decoración para la aristocracia francesa.  Permaneció allí hasta 1862. De estos años fueron las piezas La joven con sombrero de flores y Joven con sombrero de flores (1865). 

En 1870 estalla la Guerra franco-prusiana y Rodin fue llamado para ingresar a la Guardia Nacional, pero fue declarado no apto debido a su miopía. Se marchó a Bruselas con Carrier Belleuse, aunque fue expulsado del taller. 

Rose Beuret, su compañera de vida se traslada para vivir con él, y para hacer frente a las necesidades económicas fundó una sociedad junto a Antoine van Ashbough, otro expulsado del taller de Carrier Belleuse. De esta etapa fueron dos Alegorías de las Provincias para el Palacio Real, Alegorías de las Artes y las Ciencias para el Palacio de la Academia, una Cabeza de Beethoven para el Patio del Conservatorio Real de Música y tres figuras del Monumento al burgomaestre J. F. Loos, todas ellas en Bruselas. 

Desde 1870 colaboró en la realización de una escultura arquitectónica para la Bolsa de Bruselas. En 1875 viajó a Italia, donde se sintió atraido por el tratamiento del movimiento y la acción muscular en las obras de los grandes maestros renacentistas Miguel Ángel y Donatello. 


Los burgueses de Calais

 

En 1875 se levantó un gran escándalo en torno a su escultura La Edad de Bronce. Se dijo que debido a su perfección, los moldes debían haber sido sacados directamente del cuerpo del modelo (moldes del modelo vivo) y moldeados en arcilla por el artista, acusación deshonrosa en aquella época. Logró salir airoso contando con amistades influyentes, como Edgar Degas. 

En el Salón de 1880 presentó la versión de metal de La Edad de Bronce y un yeso de San Juan Bautista. Finalmente, La Edad de Bronce fue adquirida por el Estado, quien le encargó una escultura para la fachada del nuevo Hôtel de Ville. A partir de aquel momento comenzó su acenso como artista. 

La nueva etapa fue de una línea más transgresora y es considerada como su obra pura. Fue en esta etapa que realizó sus obras más importantes: Los burgueses de Calais (1884), Monumento a Balzac (1887) y Las Puertas del Infierno (1880 - 1917). 

Conoció a Edmund Turquet, Subsecretario Instrucción Pública y Bellas Artes, quien le encargó un portal monumental para el Museo de Arte Decorativo. El encargo (convertido en un campo de experimentación para el artista) debía estar terminado en tres años, pero se conviron en muchos más, ya que nunca vería terminada su Puerta del Infierno

Entre las esculturas que consideró adecuadas para sus Puertas del Infierno, se encuentran Adán, La sombra y Eva, que había comenzado tiempo atrás. La más célebre de sus esculturas, El Pensador nació para formar parte de esta obra como una representación de Dante, y terminó teniendo entidad propia, su título está lleno de valores universales, símbolo del pensamiento como acción creadora siempre activa. 


El Beso

Sus obras más destacadas son: 

  • El hombre de la nariz rota: forma parte de sus primeras figuras y fue recibida con desprecio por parte del público
  • La Catedral: Reciben este nombre un par de manos, figura de la creación, la herramienta de creación del hombre
  • Monumento a Balzac: Fue un encargo, aunque fue rechazada inicialmente
  • El hombre que camina: Considerada una obra inacabada, ya que no posee ni cabeza ni brazos, a pesar de ello, el movimiento de la obra es admirable
  • Torso: Otra de las obras del artista consideradas inacabadas. 
  • Las Puertas del Infierno: Esta puerta Símbolo está compuesta por la grandiosa cifra de 180 figuras, cuayas dimensiones varían entre los quince centímetros y más de un metro. El original se encuentra en el Museo Rodin de París. 
  • El Pensador: Símbolo de la escultura de Rodin. La escultura traspasó su sentido literario (se utilizó en las Puertas como símbolo del propio Dante Alighieri), adquieriendo como escultura propia, otro significado totalmente diferente, tratando de expresar una idea más universal ligada al destino del hombre. 
  • El Beso: También representado en Las Puertas del Infierno, está inspirada en el apasionado amor de Francesca da Rímini y Paolo Malatesta
  • Los Burgueses de Calais:  Representa una hazaña heroica de un conjunto de personas de la ciudad de Calais que se oponen a su ocupación. 
  • Amor secreto: Se trata de un pequeño ángel quitándose un velo del rostro
La contemporaneidad de Rodin no solo radica en el gran cuestionamiento acerca de la validez de la formación académica en las bellas artes, sinto también en aspectos puramente plásticos, como ser el uso de la serie (utiliza varias veces la misma imagen en diferentes contextos, formatos y tamaños), el collage, la importancia del soporte y el uso de la anatomía como una herramienta para la manifestación de la espiritualidad humana. Entre las influencias más importantes de Rodin se encuentran Miguel Ángel y la obra escultórica de Edgar Degas. 
 
  • Varias de sus esculturas han salido de Francia en exposiciones itinerantes.
  • Siete de sus esculturas se expusieron al aire libre en una de las calles más emblemáticas de la ciudad capitalina de Las Palmas de Gran Canaria, la Calle Mayor de Triana, desde el 2 de diciembre del 2010 hasta el 16 de enero del 2011. Entre las obras expuestas se encontraba El Pensador y Los burgueses de Calais
  • Existen unas veinte vaciadas salidas del taller de Rodin de El Pensador, uno de ellos se encuentra ubicado en la Plaza del Congreso de Buenos Aires.
  • En el Museo Soumaya Plaza Carsa de la ciudad de México se encuentra el más importante grupo escultórico del artista fuera de Francia. 
  • También se pueden apreciar obras de Rodin en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, Museo Rodin de Filadelfia, Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, Museo de Arte de San Paulo, Brazil y Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires, entre otros.
 
Las Puertas del Infiero (detalle)
 












No hay comentarios:

Publicar un comentario