Páginas vistas en total

miércoles, 20 de febrero de 2013

Basílica de San Lorenzo


La Basílica de San Lorenzo es una de las mayores iglesias de Florencia, situada en la plaza homónima, sede del mercado del centro de la ciudad. Obra del arquitecto del Quattrocento Filippo Brunelleschi, realizada entre 1422 y 1470, fue encargada a Brunelleschi por la familia de los Médici, y terminada por Antonio Manetti, a partir de 1446. 

La iglesia es obra del arquitecto Filippo Brunelleschi. A la muerte del arquitecto, la iglesia fue terminada por Antonio Manetti Ciacchetti. La capacidad de Brunelleschi para integrar la tradición de la nueva arquitectura, que ya demostró en la cúpula de la catedral, se pudo en manifiesto también en las dos iglesias que realizó con planta basilical: San Lorenzo y Santo Spirito.

En 1418 ocho familias florentinas decidieron la construcción de una iglesia en la que hubiese una capilla para cada una. Fueron los Médici quienes decidieron encargársela a Brunelleschi, y en tiempos de Cosme Médici, esta familia conseguiría a cambio de una cantidad de dinero que la iglesia quedara exclusivamente para ellos. Es todo un ejemplo de como el ascenso social basado en el poder económico se acompañó de una serie de signos externos que atañen directamente al arte. 

La obra de arte más importante es la arquitectura misma del edificio. Es difícil establecer en que medida la construcción es fiel a la idea original de Brunelleschi. En San Lorenzo se encuentran todos los elementos innovadores de la arquitectura renacentista aplicados por primera vez en un edificio religioso de grandes dimensiones. 

En San Lorenzo Brunelleschi perfeccionó su estilo austero y geométrico, inspirado en la antigua Roma y completamente diferente del gótico florido que prevalecía en su época. Su característica principal consistía en el predominio de las proporciones matemáticas, marcado por un orden espacial modular, basado en las formas cúbicas, con nervios ortogonales, líneas rectas y planos lisos. Esta arquitectura austera se convirtió con su rigor geométrico en un paradigma para la mayoría de los edificios posteriores del renacimiento florentino.




Las estructuras de apoyo verticales y horizontales, columnas, pilastras y arcos se diferencian cromática y materialmente de las estructuras complementarias, paredes y ventanas. La legibilidad del espacio arquitectónico,centrada en la dicromía gris-blanco, la relación de proporción matemática y geométrica entre las diferentes partes del edificio, junto con la luz difumada que no crea zonas de sombra, otorgan al espacio arquitectónico de San Lorenzo una excepcional belleza armónica: 

  • La capilla principal se abre al transepto, y tiene la misma altura y anchura que la nave principal.
  • La nave es de cruz latina, tiene diez capillas de bóveda de cuatro puntos que se abren a la zona del crucero y a la del transepto.
  • Las capillas laterales tienen la misma proporción que los arcos de las naves, y están cubiertas por bóvedas de cañón.

La iglesía, con la gran cúpula de la Cappella dei Principi, y la más pequeña de la Sacristía Nuova cuya esfera de bronce en la linterna fue diseñada por Miguel Ángel , se eleva por encima de los puestos de mercado de la Plaza de San Lorenzo. El frente oeste permanece en el mismo estado desde 1480, mostrando una fachada desnuda y plana de toscos ladrillos de terracota cada vez más horadados por el tiempo. El campanario es de 1740. 

Tanto en San Lorenzo como en Santo Spirito utiliza el bicromatismo para enfatizar esa perfección geométrica del diseño que tanto debe a la perspectiva. En San Lorenzo volvemos a encontrar las pequeñas ménsulas que marcan el módulo, basado sobre el círculo inscrito en un cuadrado. En ambas iglesias la columna, al modo clásico, adquiere una importancia de primer orden, y a la vez que se respetan sus proporciones, su altura resulta aumentada mediante la inclusión de un fragmento de entablado sobre el capitel. Las paredes de la nave central tienen ventanas pequeñas y las laterales óculos, ventanas pequeñas y redondas, las que dan iluminación natural al interior. Como elemento decorativo existen numerosas pinturas y frescos. 

La planta está formada por tres naves con una concepción muy geométrica, inspirada en el arte clásico proporcionado y perfecto. En las naves laterales hay varias capillas. En su interior nos encontramos con la Sacristía Vieja de Brunelleschi y la Sacristía Nueva, esta última, obra de Miguel Ángel. 





La entrada a la Vieja Sacristía se encuentra en el transepto izquierdo. Es obra de Brunelleschi decorada con esculturas de Donatello. En el centro, debajo de una mesa de mármol, está la tumba de Giovanni di Bicci Piccarda y su esposa, padres de Cósimo de Médici. La cúpula de la capilla está decorada con los signos del zodíaco y hay un busto de Donatello realizado en fina terracota. 

En la Sacristía Vieja de San Lorenzo aparecen tres características importantes: reintroducción intencional de miembros antropomorfos clásicos como las pilastras corintias y las columnas jónicas con un arquitable plenamente desarrollado, el uso exclusivo de relaciones geométricas elementales y una enérgica acentuación de la centralización espacial. 

Brunellesci diseñó la sacristíacomo un cubo superado por una bóveda hemisférica, donde la cúpula se muestra como un rayo de sol, cada uno de los rayos representa a uno de los doce apóstoles. En la Sacristía Vieja Brunellesci resalta los nervios e ilumina en la base del tambor. La solución de la cúpula sobre trompas tiene casi mil años. Lo novedoso es el lenguaje expresivo, muy riguroso en las proporciones, marginando los aspectos visibles de un esquema constructivo. 

Para encontrar la Sacristía Nueva hay que salir de la iglesia e ir hacia la parte de atrás de la Plaza Aldobrandini. Se trata de una capilla funeraria que contiene las famosas tumbas de un hijo y de un nieto de Lorenzo y son obra de Miguel Ángel. Comenzada en 1521, fue terminada por los alumnos del artista. Lo más sorprendente son las estatuas que adornan las tumbas. 

La Capilla del Altar permanece cerrada con barandas de mármol. En su interior, en el altar con decoración de taracea de piedras duras, domina el Crucifijo marmóreo de Baccio de Monteluppo, discípulo de Miguel Ángel. En el suelo, frente a la baranda, un dibujo cicular con rejillas metálicasdelimita el lugar donde recibió sepultura Cosme de Médici. A su lado, siguiendo su deseo, descansa Donatello, de quien Cosme fue siempre un ferviente admirador y un generoso mecenas. 




Para llegar a la Biblioteca Laurenciana es necesario cruzar el claustro y subir un piso.  El vestíbulo de la biblioteca destaca la gran escalera caracol de tres brazos que es una de las obras maestras de Miguel Ángel, realizada en arenilla negra compactada. Su construcción se inició en 1524 y fue completada por Vasary y Ammannati. Es un bello ejemplo de la arquitectura del Manierismo: las columnas no llevan la carga y el hueco de la escalera es extraordinariamente complejo, un experimento revolucionario en la concepción del espacio. 

Para San Lorenzo Brunelleschi creó una planta de cruz latina, con el crucero muy pequeño y que, a pesar de ser espacialmente longitudinal, produce un cierto efecto de centralización en la zona del transeptoal penetrar en la zona la luz de la linterna de la cúpula. 

En la cubierta de las naves laterales hay bóvedas vahídas, independientes cada una de ellas, una detrás de la otra, con techo a un agua. En los pasillos hay arcos de medio punto sobre columnas corintias. También hay pilastras corintias con entablamento de muros laterales, con arquitrabe, friso y cornisa. A mayor altura aparece un muro perforado por altos y esbeltos vanos de medio punto que permiten la iluminación natural del interior del templo. 

Brunelleschi introducía las formas de las los órdenes clásicos, como por ejemplo, las diferentes alturas del edificio, las cuales se rigen por dos tipos de órdenes clásicos. Habrá tres sistemas de arcos, pero solo dos tipos de órdenes: el órden mayor se aprecia en los ángulos del crucero, mientras que el órden menor se encuentra en en las naves laterales y en las pilastras de las capillas laterales. 

La conformación de la iglesia depende de cuatro medidas fundamentales: del intercolumnio del órden menor que determina el lado de todos los recintos cuadrados cubiertos por bóvedas vahídas, de la distancia entre las pilastras del órden mayor que determinan la anchura de la nave central y del transepto, ligeramente distintas entre sí y finalmente de las alturas de las órdenes de los que dependen, donde la segunda está deducida de la seguridad de la primera, añadiendole el cuerpo del arco y el espesor del entablamento. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario