Páginas vistas en total

domingo, 2 de septiembre de 2012

Arquitectura Moderna (Primera Parte)


La arquitectura moderna es un término muy amplio que designa el conjunto de corrientes o estilos de arquitectura que se han desarrollado a lo largo del siglo XX en todo el mundo. Esta verdadera revolución en el campo de la arquitectura y en el mundo del arte, tuvo su germen en la Escuela de la Bauhaus y su principal desarrollo en el Movimiento Moderno vinculado al Congreso Internacional de Arquitectura Moderna (1928 - 1959), con diferencias marcadas entre el funcionalismo racionalista y el racionalismo arquitectónico y organicismo arquitectónico. 

La arquitectura moderna (o también llamada contemporánea) se caracterizó por la simplificación de las formas, la ausencia de ornamento y la renuncia consciente a la composición académica clásica, sustituida por una estética con referencias a las distintas tendencias del arte moderno, aunque fue especialmente el uso de los nuevos materiales, como el acero y el concreto armado y la aplicación de las tecnologías asociadas, el hecho determinante que cambió para siempre la manera de proyectar y construir los edificios y los espacios para la vida y la actividad humana. 

En la segunda mitad del siglo XX se fueron dando tantos nuevos desarrollos del movimiento moderno en sus múltiples posibilidades, como alternativas críticas. En las últimas décadas del siglo se produjo un cuestionamiento del concepto de modernidad a través de los movimientos denominados deconstructivismo y arquitectura posmoderna que no son las únicas posibilidades expresivas del período que llega hasta el siglo XXI, caracterizado por la abundancia y variedad de obras, estilos y creadores.

La indiscutible centralidad de París como centro mundial del arte durante la Belle Epoque se ve emulada en el cambio de siglo con el surgimiento de activos núcleos por toda Europa que son particularmente productivos en Arquitectura. En 1917, en pleno apogeo de la Primera Guerra Mundial y Revolución Rusa, en Holanda aparece el neoplasticismo  de De Stijl, grupo de artistas entre los cuales se contaban pintores, diseñadores y ceramistas, como también los arquitectos Jacobus Johannes Pieter Oud y Theo van Doesburg.

La arquitectura expresionista, que puede rastrearse desde la primera década del siglo, se desarrolló en la Europa Central hasta los años treinta con la Escuela de Amsterdam y un buen número de grupos alemanes que contaron con arquitectos como Bruno Taut, Hermann Finstein, Erich Mendelsohn y Hans Scharoun. El movimiento de la nueva objetividad significó una reacción de los propios miembros del movimiento expresionista hacia un enfoque más racional y práctico.




El período entreguerras presencia el surgimiento de de los totalitarismos fachistas y soviéticos como alternativa al liberalismo de las democracias capitalistas. Los programas arquitectónicos de la Italia fachista, de la Alemania Nazi y de la Unión Soviética van de un inicial vanguardismo a una repetición de modelos historicistas de ocupación de los espacios públicos, compatibles con un estilo de fácil consumo popular que simultáneamente se impone para las artes plásticas. 

Fue en la democracia socialmente avanzada de la Alemania de Weimar donde se produjeron los acontecimientos más importantes para el surgimiento de una arquitectura moderna: los trabajos de la Escuela de la Bauhaus (Walter Gropius, 1919 - 1933), mientras que en Francia aparecía Le Corbusier, de influencia comparable. 

El funcionalismo racionalista no es la única característica de la arquitectura moderna: en ella sus creadores son libres de expresar (y crear) sus obras según sus propias ideas y conceptos, lejos de cualquier intento de monopolización. Una de las alternativas que más se destacó fue la llamada arquitectura orgánica (promueve la armonía entre el hábitat humano y el natural), siendo uno de sus máximos exponentes Frank Lloyd Wright.

Las características de la arquitectura moderna fueron descritas por el arquitecto Bruno Taut en su libro La nueva arquitectura de Europa y América (1929), algunos de sus conceptos son los siguientes: 


  • La primera exigencia de cada edificio es alcanzar la mejor utilidad posible
  • Los materiales y el sistema constructivo empleados deben de estar completamente subordinados a esta exigencia primaria
  • La belleza consiste en la relación directa entre edificio y finalidad, en el uso racional de los materiales y en la elegancia del sistema constructivo
  • La estética de la nueva arquitectura no reconoce ninguna diferencia entre fachada y planta, entre calle o patio, entre delante o detrás. Ningún detalle vale por sí mismo, sino como parte necesaria de conjunto. Lo que funciona bien es bello

La Arquitectura Moderna es un concepto propio de la crítica y de la historiografía, tiene un significado histórico y conceptual más amplio que los períodos de la arquitectura racionalista o de la arquitectura orgánica, ya que comprende todas las corrientes, movimientos y tendencias que, desde mediados del siglo XIX, tienden a la renovación de las características, de los propósitos y de los principios de la arquitectura.

Buena parte de las bases de la Arquitectura Moderna nacen en el último tercio del siglo XIX en Inglaterra, cuando Willam Morris impulsa el movimiento Artes y Oficios (Arts and Crafts) como reacción contra el mal gusto imperante en los objetos producidos en masa por la industria, propugnando un retorno a las artes artesanales y al medievalismo gótico en la arquitectura. 




Con el cambio de siglo, un nuevo estilo en la arquitectura y el diseño, contrapuesto al academicismo imperante se difundió en Europa, recibiendo diferentes denominaciones: Art Nouveau (Francia y Bélgica), Jugenstil (Alemania), Sezession (Austria) Modernismo (España), etc.

El Art Nouveau rompe los esquemas académicos e impone el uso del hierro en la arquitectura. Hasta entonces, el hierro era un material asociado a los ingenieros que triunfaron en la Exposición Universal de París en 1889 con la Torre Eiffel. El Art Nouveau curva y entrelaza el hierro en finas cintas, que aparecen en los salones de las casas y en las fachadas de los edificios. 

En España se destaca el desarrollo de un activo núcleo en Barcelona (modernismo catalán) del que surgirá la figura de Antonio Gaudí, quie evolucionó hasta unas propuestas personales de difícil clasificación, y un proyecto urbanístico muy ambicioso en Madrid: la Ciudad Lineal de Arturo Soria.

El primer período de la arquitectura racionalista se inicia en los años anteriores a la Primera Guerra Mundial , cuando la experiencia del movimiento de Arts and Crafts fue recogida y reelaborada por el movimiento Werkbund (1907, Múnich), al cual se adhieren Hoffman y van der Velde.

Walter Gropius, uno de los arquitectos del Werkbund, dirigió, a partir de 1919 la Bauhaus, primero en la ciudad de Weimar y posteriormente en la de Dessau. Esta segunda etapa de la Arquitectura Moderna se inició en aquellos años de la posguerra y se extendió por Europa hasta la Segunda Guerra Mundial.

Un amplio e importante grupo de arquitectos comprometidos con el movimiento como Le Corbusier, Mies van der Rohe, Alvar Aaltto y  Walter Gropius fundaron el Congreso Internacional de Arquitectura Moderna, con secciones en muchos países y convocado periódicamente entre 1938 y 1959. El éxito en la difusión de sus principios y experiencias representó la fijación del concepto de Arquitectura Moderna en el vocabulario de arquitectos, urbanistas, críticos e historiadores del arte.















No hay comentarios:

Publicar un comentario