Páginas vistas en total

sábado, 31 de diciembre de 2011

Acueducto de Segovia

ACUEDUCTO DE SEGOVIA








El Acueducto de Segovia es la obra de ingeniería civil más importante en España y es uno de los monumentos más significativos y mejor conservados de los que dejaron los romanos en la Península Ibérica. Se trata probablemente del símbolo más importante para los habitantes de Segovia, hasta el punto de figurar en su escudo. La falta de inscripción, que estaba situada en el ático del acueducto, hace que no se pueda saber con certeza la época exacta en que fue construido: los investigadores lo sitúan entre la segunda mitad del siglo I y principios del II, en tiempos de los emperadores Vespaciano o Nerva. 

El Acueducto de Segovia conduce las aguas del manantial de la Fuenfría, situada en la cierra cercana a 17 kilómetros de la ciudad, en un paraje denominado La Acebeda. Recorre más de 15 kilómetros antes de llegar a la ciudad. El agua se recoge primeramente en una cisterna conocida con el nombre de El Caserón para ser conducida por el canal de sillares hasta una segunda torre (Torre de Aguas), donde se descanta y desarena para continuar su camino. Después recorre 728 metros hasta lo alto del Postigo (espolón rocoso sobre el que se asentaba la ciudad en torno al Alcázar).

En su parte más profunda mide 28 metros (posee unos 6 metros de cimientos), y tiene dos órdenes de arcos que se sostienen con pilares. Desde su llegada a la ciudad hasta la plaza del Día Sanz hay 75 arcos sencillos, y a continuación 44 arcadas de orden doble (en realidad se trata de 88 arcos), siguiendo después otros cuatro arcos sencillos. En el primer sector del acueducto existen 36 arcos apuntados que fueron reconstruidos en el siglo XV para restaurar la parte destruida por los musulmanes en el año 1072. En el piso superior, los arcos tienen una luz de 5.10 metros con los pilares de menor altura y grosor que los del piso inferior. El remate es un ático por donde discurre el canal conductor de agua, adapándose el piso inferior a los desniveles del terreno.




Está construido con sillares de granito colocado sin argamasa entre ellos. Sobre los tres arcos de mayor altura había en la época romana una cartela con letras de bronce donde constaba la fecha y el constructor. También en lo alto pueden verse dos nichos, uno de cada lado del acueducto. Se sabe que en uno de ellos estuvo la imagen de Hércules Egipcio, que según la leyenda, fue el fundador de la ciudad. La línea de arcos se levanta en dos pisos, con una decoración sencilla en la que predominan unas sencillas molduras, que enmarcan y estructuran el edificio.

En tiempos de los Reyes Católicos se realizó la primera gran obra de reconstrucción del acueducto. Se encargó de las obras el prior del monasterio de los Jerónimos del Parral, Se reedificaron 36 arcos, con mucho respeto hacia la obra original.

El acueducto es el hito arquitectónico más importante de la ciudad. Se ha mantenido activo a través de los siglos. Hasta casi el presente proveía de agua a la ciudad de Segovia y a su Alcázar. En los últimos años ha sufrido un patente deterioro debido principalmente a la contaminación medioambiental y a los propios procesos de erosión del granito. Las vibraciones originadas por el tráfico no le afectan debido a su gran masa de inercia, hecho comprobado gracias a las recientes ascultaciones dinámicas efectauadas. Para garantizar su supervivencia se ha procedido a un minucioso proceso de restauración que ha durado casi ocho años, al tiempo que se ha desviado el tráfico rodeado de las inmediaciones del monumento, y la Plaza del Azoguejo se transformó en zona peatonal.



No hay comentarios:

Publicar un comentario