Páginas vistas en total

lunes, 26 de agosto de 2013

Barro, bambú y hábitat y arquitectura sostenible



En los últimos 60 años los países del sur del mundo han aumentado sifnificativamente sus índices demográficos. La mejoría en las condiciones sociosanitarias han influido para que la población se multiplique a un ritmo cada vez más acelerado. 

Estos aumentos de población se concentraron fundamentalmente en las principales ciudades de dichos países produciendo en pocas décadas un colapso en la capacidad de sus servicios y un déficit cada vez mayor en la oferta de vivienda y terrenos donde construirlas. 

Desde hace 100.000 años los hombres construyeron ciudades. La tierra cruda fue, y sigue siendo uno de los principales materiales de construcción. Es así que hoy en día, más de un tercio de la población mundial vive en hábitat de tierra. 

Existen construcciones grandiosas, tales como la mezquita de Djene en Malí, emplazada en el siglo XII, o el Taj Mahal en la India, que tiene escondido debajo de sus mármoles estructuras de bambú y barro, o las famosas casas torre de Yemen que pueden tener hasta 8 plantas, muchas de las cuales han sido construidas hace aproximadamente 400 años. Todos ellos son ejemplos de la durabilidad de esta arquitectura arcaica y de la fiabilidad de su principal material constructivo, el barro crudo. Su uso fue muy extendido en la arquitectura sagrada oficial, civil o agrícola y las construcciones de barro se encuentran en todos los continentes, aunque en las zonas húmedas o boscosas solían elegirse 

El barro ha sido utilizado para construir viviendas desde la época de los primeros asentamientos humanos. Es un material abundante, económico y de notables cualidades físico-estructurales aun vigentes hoy en día.




El barro, como material de construcción ha sido estigmatizado socialmente, se lo asocia con pobreza y retraso, se le atribuye una supuesta fragilidad  e inconsistencia que desmiente el hecho de que pirámides como la de Dashur en Egipto, construida totalmente de barro hace 5000 años, aun hoy se encuentra en un asombroso estado de conservación, lo mismo que la antigua ciudad de Cachan en Perú construida hace aproximadamente 2800 años, o largos trechos de la gran muralla china aun hoy de pie y funcional. También en el occidental estado de Falcón, su capital Coro, declarada patrimonio histórico de la humanidad por la UNESCO posee un casco histórico construido fundamentalmente de barro, en donde pueden verse majestuosas casas como la llamada casa de las ventanas de hierro, que aun después de 300 años sigue maravillando y admirando a quien tiene el placer de recorrer sus pasillos, patios y habitaciones. 

Entre las muchas cualidades y ventajas del barro como material de construcción, podemos mencionar: 

  • Los adobes de barro (la palabra adobe parece provenir del árabe atob que significa cieno o lodazal, o de atuba que significa ladrillo) conducen poco el calor y actúan como equilibradores térmicos (absorben el calor del día y lo liberan poco a poco durante el frío de la noche y viceversa). Su capacidad de aislamiento acústico es notable y esta característica viene a ser de gran utilidad y beneficio a una sociedad golpeada por el estrés y por la cultura del ruido. El barro aisla las radiaciones electromagnéticas, cosa que no hace el concreto. Es un material prácticamente incombustible, con un valor de ignición de F -180, lo que significa que puede soportar el fuego durante 180 minutos sin arder
  • Los muros y paredes hechos de adobe son gruesos y su densidad es semejante a la del hormigón. Tiene una alta resistencia a los impactos y es totalmente ecológico y reciclable. Sus daños estructurales son fáciles de reparar y tanto el barro como la arcilla son protectores naturales en contra de hongos y de bacterias, además de que intercambian humedad con el exterior mantienen saludables niveles de humedad en el interior de las viviendas
  • Países como Estados Unidos, Francia, España, Argentina, Uruguay y Chile en los últimos años han visto un verdadero renacer de las construcciones de lujosas villas y hoteles 3 y 4 estrellas construidas en barro, que contradictoriamente con la mala percepción social que existe en muchos países sobre este material, solo están al alcance de individuos de gran poder económico
  • En cruz de Taratara, en plena sierra falconiana, relativamente cerca de la ciudad de Coro, funcionaba hasta hace algunos años atrás una Escuela de Barro, donde ancianos albañiles de la región enseñaban técnicas ancestrales de fabricación de adobes de barro y construcción de viviendas con ellos



Si el barro es un material ideal para paredes y rellenos de un nuevo tipo de vivienda popular, el bambú lo es para estructuras interiores y soportes
  • El bambú es una gramínea que alcanza una gran altura y que por su extraordinaria dureza, flexibilidad y resistencia ha sido llamado el acero vegetal
  • Su relación peso-resistencia es tal que solo ha sido comparable con la obtenida por las aleaciones de metales de la era espacial. Increíblemente el bambú tiene una resistencia a la tracción de 40 Kp/ milímetro cuadrado, superior a la de la madera y a la del acero de construcción
  • El arquitecto colombiano Simón Vélez se ha convertido en una celebridad mundial por sus vanguardistas construcciones con bambú, entre las que se cuentan puentes, viviendas e incluso el pabellón ZERI  de la Feria Tecnológica de Hannover, Alemania en el año 2000, construido íntegramente con este material

La necesidad de preservar el medio ambiente es una de las actuales preocupaciones, dado a la gran contaminación ambiental, que ha puesto en peligro la biodiversidad en nuestro planeta. Es necesario realizar una arquitectura sostenible utilizando materiales, técnicas y energías que sean renovables. En este contexto surge el bambú con la alternativa para una arquitectura sostenible por múltiples razones entre las cuales podemos mencionar: 

  • Propicia la existencia y sostenibilidad de la flora y de la fauna
  • Protege el ecosistema y la biomasa
  • Regula el caudal de las aguas de lluvia, evitando las erosiones
  • Es un recurso sostenible dado a la alta densidad de culmos por área que se forman al sembrar un solo tallo, dando origen a una biomasa considerable que le permitiría ser un sustituto ideal de la madera, evitando su tala indiscriminada, la deforestación de los bosques y el desequilibrio ambiental
  • Sirven eficientemente como muros biológicos de contención, que controlan las socovaciones del suelo
  • Se los considera como una bomba de almacenamiento de agua en el tallo y en el sistem rizoma
  • Es un regulador del balance del oxígeno y el monóxido de carbono en la atmósfera

Además el bambú también permite generar una arquitectura sostenible porque:


  • Es un recurso natural que como materia sirve para desarrollar una construcción bioclimática y ambiental que beneficia al ser humano
  • Es un recurso renovable, ya que a diferencia de la madera que se obtiene talando el árbol, el bambú solo se poda para que vuelva a crecer
  • Es un recuso sustentable no solo porque presenta una vivienda fresca, sana, segura, de calidad y confortable, sino también por el mejoramiento y mantenimiento que se le puede dar en el tiempo de duración
  • Genera un ahorro en el recurso económico porque es un recurso natural, que crece en el lugar y es de fácil adquisición. Si bien es cierto que se necesita de la mano de obra calificado para aprender a usarlo, no es necesario el empleo de materiales ni equipos sofisticados
  • Genera un ahorro energético, ya que para convertirlo en material de construcción, no se hace mucho gasto de energía. Además con su uso se evita el gasto energético en el aire acondicionado o en calefacción, debido al cambio brusco de clima, ya que el bambú actúa como un aislante térmico debido a las cámaras de aire que almacena su cavidad hueca, dando frescura en el día y abrigo en la noche
  • El bambú genera pocos desperdicios y ninguna corteza a eliminar

Algunos ejemplos de construcción con bambú son las siguientes:

  • Templo de bambú (Kunming, China, realizado en 1280), cuyos pilares están realizados en bambú
  • Taj Mahal (India, realizado en 1631). La cúpula milenaria fue construida inicialmente en bambú y reemplazada luego por una bóveda estructural en metal
  • Terminal T4 (Madrid, 2006). La cubierta de esta terminal (200.000 metros cuadrados)  fue realizado en contrachapado de bambú


No hay comentarios:

Publicar un comentario