Páginas vistas en total

martes, 25 de junio de 2013

30 St Mary Axe (Edificio Swiss Re)



El edificio situado en el 30 St. Mary Axe  situado en el corazón financiero de Londres es un rascacielos de 40 plantas. Anteriormente era conocido como Edificio Swiss Re, en referencia a su anterior propietario, también es conocido popularmente como el pepinillo. Tiene 180 metros de altura, lo que lo sitúa como el segundo edificio más alto de la city de Londres, después de la Torre 42. El edificio fue diseñado por Norman Foster, su antiguo socio Ken Shuttelworth y por ingenieros de Arup. Se inauguró oficialmente el 25 de mayo de 2004. 

El edificio se encuentra en el antiguo emplazamiento de la sede del Baltic Exchange, una compañía de intercambio y servicio en el sector naviero. Se trataba de un edificio protegido terminado en 1903. Había sido diseñado por Smith&Wimble, según los principios de la arquitectura victoriana. El 10 de abril de 1992 el IRA provisional detonó una bomba cerca del lugar, dañando el edificio del Baltic Exchange y otros edificios vecinos. La explosión causó varios muertos y heridos, así como también enormes daños materiales.

La English Heritage, el gobierno de la city y la corporación de Londres insistían que cualquier reconstrucción debía conservar la vieja fachada del edificio hacia St. Mary Axe. La empresa propietaria, incapaz de abordar la reconstrucción vendió el solar a la compañía Trafalgar Houseen 1994 y se trasladó a un edificio cercano. Trafalgar House encargó a la firma de arquitectos GMW el estudio de las posibles estrategias del desarrollo del solar respetando la edificación antigua. Estos propusieron un edificio rectangular que rodeaba la cede antigua.

Posteriormente se descubrió que los daños eran más severos que lo pensado en un principio, por lo que las autoridades desistieron de exigir una restauración completa, no obstante las objeciones de los conservacionistas arquitectónicos que defendían la reconstrucción. 

Una vez descartada la opción de reconstruir el antiguo edificio se abrieron las opciones para construir uno nuevo, sin limitaciones conservacionistas. Además el solar presentaba ciertas ventajas: se situaba fuera del área central de conservación, no se encontraba en la trayectoria de las líneas visuales protegidas que conectan ciertos emplazamientos de los alrededores de Londres con la Catedral de San Pablo, y en las cercanías ya existían varios edificios en altura. 





Por otra parte, en esta misma época la city londinense mantenía una dura competencia con Canary Warft por atraer empresas. El complejo de negocios Canary Warft, creado a mediados de los años 1980, ofrecía gran cantidad de espacio para oficinas en edificios modernos, a precios más competitivos. Por contra las regulaciones en el centro de Londres eran un inconveniente para la implantación de grandes cedes corporativas. Grandes empresas abandonaron sus cedes en la city para mudarse a Canary Warft. La disputa se mantuvo con movimientos de grandes empresas en ambas direcciones.

En 1996 Trafalgar House comunicó sus planes para construir la Torre del Milenio, un gigantesco rascacielos diseñado por Norman Foster, que de haberse construido habría sido el más alto de Europa. Se trataba de un edificio de 86 plantas y 386 metros de altura, con un mirador público situado a 305 metros de altura y con más de 150.000 metros cuadrados de espacio para oficinas. El proyecto fue abandonado por la oposición de English Heritage y de la Civil Aviation Authority, quienes alegaban que una torre de tanta altura suponía un peligro para la aeronavegación. Tras aquel fracaso el solar fue vendido a Swiss Re, que comenzó a trabajar en el proyecto de una torre de menor altura, también con Foster.

El Swiss Re resolvió el deseo de las autoridades de mantener el estilo tradicional de Londres con sus calles relativamente estrechas. La masa del Swiss Re no era demasiado imponente. Al igual que muchos edificios en la zona, es muy difícil darse cuenta de la existencia de la torre si no se está cerca, pero no directamente debajo de ella, creando de esa manera, una identidad visual para la ciudad. 

El edificio fue construido por Skanskia, terminado en 2004 e inaugurado en abril de aquel año. El edificio utiliza los ahorros de energía que permiten utilizar la mitad de la energía que una torre similar consumiría típicamente, gracias a su estructura tipo Diagrid. Los boquetes en cada piso crean seis ejes que sirven como sistema natural de ventilación para el edificio entero. Los ejes crean un efecto gigante de vidrio aislante de doble efecto: la zona es canalizada a través de dos capas de vidrio y aisla el área de las oficinas en el interior.




Los arquitectos limitaron el vidrio aislante en las casas residenciales para limitar la convección ineficaz de calor, peroSwiss Re explotó ese efecto. Los ejes sacan el aire caliente del edificio durante el verano y calientan el edificio durante el invierno usando la calefacción solar pasiva. Por otro lado también permiten que la luz solar pase a través del edificio, haciendo el ambiente de trabajo más agradable y los costes de iluminación más bajos.

La mayoría de los edificios altos consiguen su estabilidad lateral por una estructura central o mástil de un perímetro, o bien una combinación de ambas. Normalmente esto significa que están diseñados para soportar vientos fuertes, pero son demasiado flexibles para garantizar la comodidad de los ocupantes. El principal método para controlar la desviación del viento y hacer que la estructura sea más estable y aumentar el peso de los activos del lastre. Con la ayuda de los ingenieros estructurales de Arup, Swiss Re ha desarrollado una estructura de perímetro triangular del edificio que hace suficientemente rígido sin ningún tipo de refuerzos adicionales. 

A pesar de su forma curvilínea, solo hay una pieza del cristal curvado en el edificio. En el nivel superior del edificio hay un bar para los arrendatarios y sus huéspedesque ofrecen una vista de 360º de Londres. 

Mientras que la mayoría de los edificios tienen un voluminoso equipo de ascensor en la azotea del edificio, esto no es posible para utilizar el pepinillo desde una barra que había sido planeada para el piso 40. Los arquitectos lo solucionaron con la llegada del ascensor hasta el piso 34. Después se colocó una escalera de mármol y un ascensor más liviano para permitir el acceso de personas con discapacidad que conducen al visitante hasta el bar de la cúpula. 

El nombre de pepinillo apareció por primera vez en el periódico The Guardian  en 1996, refiriendose a su perfil poco otrodoxo, y este apodo fue adoptado por otros medios y el público. Debido al aspecto algo fálico del edificio actual, también ha sido bautizado popularmente con otros nombres como el pepinillo erótico, la insinuación imponente y el falo de cristal






No hay comentarios:

Publicar un comentario