Páginas vistas en total

lunes, 17 de diciembre de 2012

Catedral de Chartres



La Catedral de la Asunción de Nuestra Señora (Cathédrale de l'Assomption de Notre-Dame) es una iglesia catedralística en la ciudad de Chartres en Francia, a unos 80 kilómetros al suroeste de París. Esta catedral marcó un hito en el desarrollo del gótico e inició una fase de plenitud en el dominio de la técnica y el estilo gótico estableciendo un equilibrio entre ambos. Es sumamente influyente en muchas construcciones posteriores que se basaron en su estilo y sus numerosas innovaciones, como las catedrales de Reims y de Amiens a las que sirvió de modelo.

Existen indicios de que el lugar que hoy ocupa la catedral existía desde tiempos anteriores a la era cristiana un altar dedicada a la Diosa Madre de la mitología druídica, siendo esta localidad un importante centro religioso para la tribu celta de los carnutes, pueblo del que deriva el nombre de la ciudad. 

La primera iglesia de que se tiene constancia se construyó alrededor del año 360. Desapareció en un incendio hacia los años 740 y 750 durante el saqueo de los visigodos. Una segunda catedral es destruida por los piratas normandos el 12 de junio de 858. En 1020 otro incendio destruye la catedral , tras lo cual se inicia la construcción de la cripta de una nueva catedral románica. En 1194 un gran incendio devastó gran parte de la ciudad de Chartres incluida casi la totalidad de la antigua Catedral románica. 

Rápidamente se comenzaron las obras de reconstrucción y hacia 1220 el cuerpo principal estaba concluido, en un plazo de 26 años. Se empleó piedra local de unas canteras situadas a unos 8 kilómetros de la ciudad. Conserva del edificio anterior la cripta y la fachada oeste con el Pórtico Real. 

El edificio es de planta ceuciforme con el cuerpo principal de 28 metros, organizado en tres naves. La cabecera, situada al este, tiene un deambulatorio radial con cinco capillas semicirculares. La bóveda central tiene 36 metros de altura, la más alta desde la fecha cuando fue construida. 





La organización en tres naves es original para la época, con la central mucho más alta que las laterales. Esta dificultad constructiva se solía solventar levantando sobre las naves laterales una amplia tribuna cuya cubierta compensaba el peso de la bóveda central reforzando la estructura. En Chartres se suprimió la tribuna quedando tres niveles en el alzado de la nave, arcadas, triforio y ventanales. El triforio es una pequeña galería que se construía en ocasiones sobre la galería y bajo los ventanales para aprovechar el espacio del tejado sobre la tribuna. Tiene cuatro arcos por sección y es un contrapunto de horizontalidad y oscuridad de las arcadas y ventanales. Estos constan de dos vanos y un rosetón que repite la estructura de la puerta principal y que alberga uno de los mejores conjuntos de vidrieras medievales que se conservan. Éstas son célebres por el intenso y bello color azul  empleado, especialmente famoso es la llamada Ventana de la Virgen Azul, de principios del siglo XIII que representa a la Virgen con el niño. De los 186 vitrales originales se conservan 152, ya que en 1753 se sustituyeron algunos de ellos por parte del obispado que pretendía modernizar la catedral. La altura y amplitud de las naves se debe a dos novedades constructivas: 


  1. El abandono de la bóveda sexapartita cuadrangular, que se había utilizado frecuentemente en el siglo XII  en favor de la cuatripartita rectangular. La bóveda sexapartita se basaba en cuatro puntos de apoyo fuertes y dos débiles lo que provocaba a veces una alternancia en el grosor de los soportales. Los ábacos de los capiteles sostenían las haces de fuste de las columnillas adosadas, conectando los pilares con los nervios, lo que causaba una excesiva fragmentación, que se solucionó en Chartres creando un pilar acantonado consistente en un núcleo cilíndrico central, rodeado de cuatro elementos más pequeños que conectan tanto con cubiertas como con las arcadas que las separan.
  2. La otra novedad es el empleo de un tipo de arbotante totalmente desarrollado. Salvo los superiores, añadidos después de la construcción original, los inferiores son dobles, unidos por columnillas radiales que se unen a los contrafuertes externos que se complementan con los contrafuertes internos, ocultos bajo los techos de las naves laterales.

La fachada principal es fruto de diversas intevenciones a lo largo del tiempo. Del incendio se salvaron la torre sur y la base de la norte, los tres portales y los ventanales. El maestro de Chartres desmontó el muro superviviente desplazándolo hacia adelante y añadiendo un gran rosetón  y la galería de los reyes sobre ésta. Al aumentar la altura de la fachada las dimensiones de la torre sur en proporción al resto cambiaron notablemente, por lo que se creó una asimetría que crea un fuerte dinamismo visual. 

El llamado Pórtico Real  se construyó en la década de 1140 para la anterior catedral románica y tiene forma de embudo, lo que posteriormente sería una norma común para las catedrales góticas. Las esculturas y los relieves están inspirados en los del pórtico oeste de la Basílica de Saint Denis que fueron destruidos durante la reforma. Las jambas están decoradas por altas figuras de reyes y personajes del Antiguo Testamento.




El transepto es ancho aunque sobresale poco en la nave principal. Sus fachadas constan de sendos rosetones. Estos se asientan sobre hileras de cinco ventanas, siguiendo las proporciones de la fachada principal y aumentando el efecto de unidad arquitectónica. En un principio se pensó en abrir en ella simples aberturas, pero al final se dotaron de tres pórticos ricamente esculpidos y de dos torres en cada una que quedaron sin concluir. El modelo de rosetones está copiado directamente de Laon, pero los pórticos triples son exclusivos de Chartres.

En el lado norte del pórtico central se muestra la coronación de la Virgen con figuras de profetas y de santos. La Virgen es representada como reina de los Cielos a la derecha de Cristo también coronado. Ambas figuras están rodeados de ángeles con incensarios y en oración y rodeados por una arquería que simboliza el palacio celeste. Ambas figuras son de igual tamaño y ocupan lugares de igual importancia. La segunda arquivolta representa figuras que se cree son profetas del Antiguo Testamento, mientras que la tercera y la cuarta muestran los antepasados del linaje de María. La última arquivolta muestra profetas son libros y pergaminos. En los relieves alrededor del arco narra la creación y caída del hombre.  

El pórtico izquierdo está dedicado a la Natividad y la Anunciación , tema que asimismo se trata en la entrada oeste. Las arquivoltas representan a Sansón, Gedeón, Esther y Judit venciendo a los enemigos que simbolizan las amenazas que pesan sobre la Iglesia. Son célebres la figura llamada Santa Modesta , una imagen femenina con una sonrisa seductora, y una figura que representa a un gordo Salomón en el pórtico derecho.

Las vidrieras del rosetón muestran en su centro la Glorificación de María con ángeles y Espíritu Santo. En el círculo externo figuran reyes y profetas del Antiguo Testamento. Fue donado por la reina Blanca de Castilla en 1230, por lo que muestra en las enjutas debajo de este las armas de Francia y de Castilla alternadas. 

Este portal fue concluido hacia 1270 y cuenta con unas 700 piezas esculpidas. Es posible, asimismo, apreciar la evolución estilística entre las esculturas del siglo XII y aquellas del siglo XIII, dichas esculturas están más desarrolladas que aquellas que se encuentran en la fachada occidental , con vestiduras que caen de forma más natural y los rostros son más espontáneos y realistas. 





El coro, situado al este, es de cinco naves. El principal problema al que se enfrentó el arquitecto fue la unión armónica con la cabecera, ya que la distancia que separa los pilares al rodear el presbiterio debe ser menor, lo que produce una discontinuidad rítmica. Para ello optó por emplear ventanas simples con rosetón de nave principal, reduciendo a la mitas el intercolumnio. El deseo de aprovechar los cimientos románicos complicó el diseño de la cabecera, construyéndose tres capillas profundas sobre las románicas y otras cuatro intercaladas y menos profundas. Al igual que las fachadas del transepto, en el coro hay dos torres inacabadas, una a cada lado.

La cripta de Chartres es enorme, la más grande de Francia, y una de las más grandes de la cristiandad tras San Pedro de Roma y la Catedral de Canterbury. Se pueden apreciar los restos de construcciones anteriores sobre los que se asienta la actual catedral que conforman dos criptas concéntricas. Los restos de la iglesia edificada en época carolingia conforman la base del coro y la girola. Se han realizado excavaciones que muestran restos que se remontan a la época romana.

Aunque la mayoría de la imaginería original se ha perdido, la fachada occidental, es decir, el llamado Pórtico Real, , es especialmente importante gracias a una serie de esculturas de mitad del siglo XII: la portada occidental contiene un magnífico relieve de Jesucristo glorificado, la del trasepto meridional se organiza en torno a unas imágenes del Nuevo Testamento que narra el Juicio Final, mientras que el pórtico opuesto, situado en el lado norte, está dedicado al Antiguo Testamento y al advenimiento de Cristo. 

Uno de los elementos más famosos de la Catedral es el laberinto trazado sobre el pavimento que data de 1205. Es un alicatado circular de 13 metros de diámetro situado en el eje de la nave central en el que baldosas blancas y negras forman un estrecho sendero con múltiples circunvoluciones que conducen al centro. Parece ser que en este círculo central existió una placa de bronce o latón con las figuras de Tesso, Ariadna y el Monotauro. Esta fue retirada y fundida durante la Revolución Francesa para fabricar cañones. En la Edad Media existían numerosas iglesias con laberintos que han ido desapareciendo en épocas posteriores. Las medidas y trazados de este tipo de laberintos tiene un profundo y complejo simbolismo numerológico y filosófico que tiene su origen, al parecer, en conocimientos esotéricos con origen en oriente. El laberinto tiene once círculos concéntricos y tiene la particularidad de tener el mismo diámetro que el rosetón oeste y de distar del umbral de la entrada la misma longitud que la altura de este, por lo que si la fachada se extendiera sobre el suelo interior del rosetón coincidiría con el laberinto. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario