Páginas vistas en total

viernes, 30 de marzo de 2012

Arquitectura Sustentable

Arquitectura Sustentable




La arquitectura sustentable, también denominada arquitectura sostenible, arquitectura verde, eco-arquitectura y arquitectura ambientamente conciente es un modo de concebir el diseño arquitectónico de manera sostenible, buscando optimizar recursos naturales y sistemas de edificación de tal modo que minimicen el impacto ambiental de los edificios sobre el medio ambiente y sus habitantes.

Los principios de la arquitectura sustentable incluyen:

  • La consideración de las condiciones climáticas, la hidrografía y los ecosistemas del entorno en que se construyen los edificios, para obtener el máximo rendimiento con el menor impacto
  • La eficacia y modernización en el uso de materiales de construcción, primando los de bajo contenido energético frente a los de alto contenido energético
  • La reducción del consumo de energía para calefacción, refrigeración, iluminación y otros equipamientos, cubriendo el resto de la demanda con fuentes de energía renovables
  • La minimización del balance energético global de la edificación, abarcando las fases de diseño, construcción, utilización y final de su vida útil
  • El cumplimiento de los requisitos de comfort hidrotérmico, salubridad, iluminación y habitabilidad de los edificios
El término de arquitectura sustentable proviene de una derivación del término desarrollo sustentable (sustainable development en inglés), que la primera ministro noruega Gro Brundtland incorporó en el informe Nuestro futuro común, presentada en la 42º sesión de las Naciones Unidas, en 1987. En dicho informe se hacía hincapié en que el empobrecimiento de la población era una de las principales causas de deterioro ambiental a nivel global. En 1992, los jefes de estado reunidos en la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro se comprometieron a buscar juntos las vías de desarrollo que respondan a las necesidades del presente, sin comprometer las capacidades de las generaciones futuras de satisfacer las suyas.

El concepto de desarrollo sostenible se basa en tres principios, ellos son:

  • El análisis del ciclo de vida de los materiales
  • El desarrollo del uso de materias primas y energías renovables
  • La reducción de cantidades de materiales y energía utilizados en la extracción de recursos naturales, su explotación y la destrucción o el reciclaje de los residuos





Durante dicha reunión en Río de Janeiro se realizó una reunión paralela convocada por académicos, investigadores y ONG mundiales para debatir acerca de cual era el estado del conocimiento de cada campo respecto de cada línea de conocimiento. Hubo centenares de trabajos de todo el mundo entre los cuales se encontraron los arquitectos con conciencia ambiental, mayoritariamente provenientes de corrientes previas para la arquitectura solar, la arquitectura bioclimática o la arquitectura alternativa.


La eficiencia energética es una de las principales metas de la arquitectura sustentable, aunque no la única. Los arquitectos utilizan diversas técnicas para reducir las necesidades energéticas de edificios mediante el ahorro de energía y para aumentar su capacidad de capturar la energía del sol o de generar su propia energía.


Entre estas estrategias de diseño sustentable se encuentran la calefacción solar activa y pasiva, el calentamiento de agua activo o pasivo, la generación eléctrica solar, la acumulación freática o la calefacción geotérmica, y, más recientementela incorporación en los edificios de generadores eólicos.


El impacto ambiental del diseño edilicio, su construcción y operación son enormes. Como ejemplo, los edificios de los Estados Unidos son responsables del 39% de las emisiones de CO2, del 40% del consumo de la energía primaria, el 13% del consumo de agua potable, y el 15% del PBI por año.


Los sistemas de climatización son un foco primario para la arquitectura sustentable porque son los que más energía consumen en los edificios. En un edificio solar pasivo el diseño permite que estos aprovechen la energía del sol eficientemente, sin el uso de ciertos mecanismos especiales, como, por ejemplo, células fotovoltáicas, paneles solares, colectores solares, valorando el diseño de las ventanas. Los edificios concebidos mediante el diseño solar pasivo incorporan la inercia térmica mediante el uso de materiales de construcción que permiten la acumulación de calor en su masa térmica, como el hormigón, la mampostería de ladrillos comunes, la piedra, el adobe, la tapia, el suelo cemento y el agua, entre otros. Además es necesario utilizar aislamiento térmico para conservar el calor durante un día soleado. Para minimizar la pérdida de calor se busca que los edificios sean más bien compactos. 








Cuando, por condiciones particulares sea imposible el uso de refrescamiento pasivo, como, por ejemplo, edificios en sectores urbanos muy densos en climas con veranos cálidos o con usos que implican una gran generación de calor en su interior (iluminación artificial, equipamiento electrogénico, etc), será necesario los sistemas de aire acondicionado. Dado que estos sistemas utilizan bastante energía será necesario utilizar algunas estrategias de diseño sustentable, algunas de ellas son:



  • Adecuada protección solar en todas las superficies vidriadas
  • Evitar la utilización de vidrios en los techos
  • Buen aislamiento térmico en muros, techos y viviendas
  • Sectorizar los especios según los distintos usos.
  • Utilizar sistemas de aire acondicionado con certificación energética para conocer su eficacia 
En climas muy cálidos, donde es necesario el refreescamiento, también existen soluciones eficientes. Los materiales de construcción con gran masa térmica tienen la capacidad de conservar las temperaturas frescas de la noche a través del día. Para ello es necesario espesores de muros o techos de entre 15 y 60 cm y utilizar la envolvente del edificio como un sistema de almacenamiento de calor. 

En climas muy cálidos los edificios se diseñan para capturar y encauzar los vientos existentes, en especial los que provienen de fuentes cercanas de humedad como lagos o bosques. Muchas de estas estrategias valiosas son empleadas de cierta manera por la arquitectura tradicional de regiones cálidas.

Es posible una arquitectura de rascacielos que respete el medio ambiente y, sobre todo, que sea sostenible, como es el caso de la arquitectura vertical. Se produciría a partir de los propios recursos del edificio, los cuales serían áreas con todo tipo de departamentos y establecimientos, con autosuficiencia energética renovable y no contaminante. 






La arquitectura verde no se refiere solamente a la implantación de vegetales y plantas en construcciones y edificaciones urbanas, como se ha considerado tradicionalmente, sino también a la dedicación de técnicas basadas en la sostenibilidad y energías renovables. El término verde no es solo el de las plantas, sino el color de todo un movimiento a favor del cuidado del medio ambiente, y por tanto, nuestra vida y nuestro planeta.


La arquitectura sustentable se centra en el uso y tratamiento de los residuos en el sitio, incorporando cosas tales como sistemas de tratamientos de aguas grises mediante filtros y estabilización biológica con juncos y otras variedades vegetales acuáticas. Estos métodos, cuando están combinados con la producción de compost a partir de basura orgánica, la separación de la basura, pueden ayudar a reducir al mínimo la producción de deshechos en una casa.


La arquitectura genera un gran impacto social en la población y son necesarios buenos ejemplos en cada comunidad local para mostrar a la sociedad los cambios a seguir. En cada cultura en el tiempo surgieron nuevos tipos edificatorios, pero solo algunos se convirtieron en modelos para ser repetidos por la sociedad. En el campo experimental los primeros desarrollos sistemáticos se aglutinaron en lo que se denominó Lista de edificios solares pioneros que muestra una producción continua por parte del mundo académico desde 1939, cuando se construyó en Michigan la Casa Solar MIT 1, por parte de H. C. Hottel del Masaachusset Institut of Techonology.


Finalmente entran a jugar conceptos tales como el costo inicial del edificio y cual es el costo a lo largo de su vida útil, estimado en no más de 50 años, la vulnerabilidad de las edificaciones y el riesgo. Y aparecen, con toda naturalidad, preguntas tales como: ¿Puede una familia o una sociedad pagar dichos costos, incluido el costo ambiental?Tales preguntas pueden (y deben) ser respondidas por cada una de las distintas sociedades que habitan nuestra Aldea Global, y será finalmente la dirigencia que tendrá que dar las respuestas adecuadas y sustentables en cada caso.















No hay comentarios:

Publicar un comentario