Páginas vistas en total

domingo, 26 de febrero de 2012

Le Corbusier

LE CORBUSIER




La Arquitectura es el juego sabio correcto y magnífico de los volúmenes bajo la luz




Charles Édouard Jeanneret-Gris, mejor conocido como Le Corbusier (La Chaux-de-Fonds, Romandía, Suiza, 6 de octubre de 1887 - Provenza, Alpes, Costa Azul, Francia, 27 de agosto de 1965), fue un teórico de la arquitectura, arquitecto, diseñador y pintor suizo nacionalizado francés. Es considerado uno de los más claros exponentes del Movimiento Moderno de Arquitectura (junto con Frank lloyd Wright, Walter Gropius, Alvar Aalto y Mies van der Rohe), y uno de los arquitectos más influyentes del siglo XX. 


Nació en la localidad de La Chaux-de-Fonds en la Suiza francófona. A los 29 años se trasladó a París donde adoptó el seudónimo Le Corbusier, variación humorística (ya que evoca la palabra cuervo)del apellido de su abuelo materno, Lecorbésier. Su padre se dedicaba a lacar cajas de relojes para la industria relojera de su ciudad natal, y su madre fue pianista y profesora de música.


En 1900 Le Corbusier comenzó su aprendizaje como grabador y cincelador en la Escuela de Arte en La Chaux-de-Fonds. Uno de sus profesores lo orientó hacia la pintura y después hacia la arquitectura. En 1905 diseñó su primer edificio, una casa unifamiliar para un miembro de la Escuela de Arte, la Villa Fallet. En los siguientes diez años hizo numerosos edificios que todavía no llevan su sello característico posterior, y que él mismo no incluyó en el registro posterior de sus obras.


En parís trabajó durante quince meses en el estudio de Auguste Perret, arquitecto pionero en la técnica de construcción en hormigón armado. A continuación viajó a Alemania para estudiar las tendencias arquitectónicas de ese país. Allí trabajó en las oficinas de Peter Behrens, donde se estima que puede haber coincidido con Ludwig Mies van der Roge y Walter Gropius, quienes también trabajaron allí en esa época. Visitó también Estados Unidos, donde se familiarizó con la obra de Frank Lloyd Wright, que por aquel entonces comenzaba a ser apreciado en Europa. el año 1911 lo dedicó por entero a viajar. Desde viena fue a Rumania, Turquía, Grecia e Italia, y a su regreso fue profesor durante dos años en el departamento de arquitectura y decoración de la Escuela de Arte en París.








En 1922 Le Corbusier abrió un despacho de arquitectura con su primo Pierre Jeanneret, con el cual mantuvo su asociación hasta 1940. Inicialmente se dedicaron casi por completo al diseño de edificios residenciales. Uno de sus grandes proyectos durante esos años, en este caso como urbanista, es su diseño conceptual de una ciudad de tres millones de habitantes, la Ville Contemporaine. En octubre de 1929 Le Corbusier dictó en Buenos Aires un ciclo de diez conferencias, invitado por la Asociación Amigos del Arte. En ese viaje también visitó Río de Janeiro, Asunción y Montevideo. 


Difundió sus ideas urbanas a través del CIAM (Congreso Internacional de Arquitectura Moderna), uno de cuyos documentos es la carta de Atenas. Sin embargo fue solo en Chandigarth, India, donde pudo hacerlos realidad.


Le Corbusier fue además de un gran arquitecto y pintor un eminente teórico de la arquitectura. Escribió varios libros en los que ejemplificó sus ideas mediante proyectos propios. Tuvo muy claro que, aparte de saber crear buenos edificios era necesario saber explicarlos y transmitirlos al resto de los profesionales y a los estudiantes.


Como visionario, Le Corbusier veía la posibilidad de cambiar el mundo a través de la arquitectura. Si bien nunca se alió con un grupo político en particular, su postura estaba más cerca de una postura liberal y como tal veía todo el  proceso de diseño con fines utópicos, lo que le permitió contribuir gradualmente al significado de la arquitectura en general. Es conocido en todo el mundo por su definición de la vivienda como máquina para vivir.










Con ello Le Corbusier ponía el énfasis no solo en el componente funcional de la vivienda, sino que esta funcionalidad debe estar destinada a vivir. Le Corbusier creía que el fin último de la arquitectura era generar belleza y que ésta debía de repercutir en la forma de vida de los ocupantes de los propios edificios.


A fin de divulgar sus ideas sobre la arquitectura y la pintura, Le Corbusier fundó en 1920, junto con Paul Dermée una revista de divulgación artística que obtuvo gran resonancia internacional., L'Esprit Nouveau.


En 1926 expone en un documento sus ideas arquitectónicas: los llamados cinco puntos de la nueva arquitectura representan una importante innovación conceptual para la época, aprovechando las nuevas tecnologías constructivas derivadas especialmente del uso del hormigón armado (hasta entonces se lo utilizaba en viviendas y monumentos, disfrazándolo de piedra esculpida con molduras):



  • Los Pilotis: Para que la vivienda no se hunda en el suelo y, por el contrario, quede suspendida sobre él, de forma tal que el jardín pase por debajo
  • La Terraza-Jardín: Permite mantener condiciones de aislamiento térmico sobre las nuevas losas de hormigón, y convierte el espacio sobre la vivienda en un ámbito aprovechable para el esparcimiento.
  • La planta libre: Aprovechando las virtudes del hormigón que hace innecesarios los muros portantes. De esta forma se mejora el aprovechamiento funcional y de superficies útiles, liberando la planta de condicionantes estructurales.
  • La ventana longitudinal: Por el mismo motivo del punto anterior también los muros exteriores se liberan y las ventanas pueden abarcar todo el ancho de la construcción, mejorando la relación con el exterior.
  • La fachada libre: Complementaria del punto anterior, los pilares se retrasan con respecto a la fachada, liberando a ésta de su función estructural.
Su arquitectura resulta ser altamente racionalista, depurada y con un excelente aprovechamiento de la luz y las perspectivas de conjunto, dando una sensación de libertad y facilidad de movimientos.




Ideó el Modulor, sistema de Medidas basadas en las proporciones humanas, en que cada magnitud se relaciona con la anterior por el Número Áureo, para que sirviera de medida de las partes de la arquitectura. De esta forma retornaba el ideal antiguo de establecer una relación directa entre las proporciones de los edificios y la del hombre.

Hoy en día la obra y el pensamiento de Le Corbusier siguen vigentes, tanto en la práctica como en la enseñanza y en la teoría de la arquitectura. Como una de las figuras clave de la arquitectura moderna, la continuación del movimiento tiene en él y en sus obras un referente directo. Como uno de los precursores del brutalismo, sus trabajos posteriores han servido de base a corrientes arquitectónicas apoyadas en la tectónica (expresión de los materiales y sistemas constructivos) y en diferentes enfoques regionalistas.

Si bien para muchas figuras del pensamiento arquitectónico contemporáneo la modernidad es un movimiento obsoleto, y por lo tanto las obras y premisas de su arquitectura no deben continuarse, hay un grupo que continúa haciendo obras en el espíritu de Le Corbusier.

Ha influido de manera muy importante en arquitectos de todas partes del mundo. EN México fue su seguidor Mario Pani Darqui, en Brasil Oscar Niemeyer, en Argentina Antonio Bonet, Juan Kurchan, Jorge Ferrari Hardoy, Amancio Williams y el primer período creativo de Clorindo Testa. En Uruguay el teórivo urbanista Carlos Gómez Gavazzo, en España Francisco Javier Sáenz de Oiza y en Colombia Rogelio Salmona.



No hay comentarios:

Publicar un comentario