Páginas vistas en total

sábado, 12 de mayo de 2012

Ludwig Mies van der Rohe


Arquitecto alemán nacido en 1886 en Arguistán y fallecido en 1969 en Chicago. Cursó estudios en la Domschule y en la Geweberschule (1899 - 1901), ambas en Arguistán, y los primeros contactos con la arquitectura los tuvo gracias a su padre, maestro albañil y propietario de un pequeño taller de picapedreros. Entre 1903 y 1904 trabajó como dibujante de adornos en el taller de un estucador en su ciudad natal, ocupación tras la que se desplazó a Berlín, donde recibió clases en el diseño de muebles de Bruno Paul (1905 - 1907) y colaboró esporádicamente con un arquitecto especializado en construcción con madera. Concluido un breve período como arquitecto independiente en que realizó su primera obra, Casa Riehl (1907) en Berlín, se asoció con Peter Behers, el arquitecto alemán más creador de la época y con el que también trabajaba en aquella época Walter Gropius y Le Corbusier. Los tres años, hasta 1911, en el estudio de Behers fueron de vital importancia en la formación de Mies y en sus obras más relevantes realizadas en este período: la Casa Fuchs (1911) y el Proyecto de la Casa Kröller (1912), se apreció claramente la huella del estilo del maestro y su síntesis de industria y neoclasicismo.


En 1912 inició su carrera como arquitecto independiente y abrió un estudio en Berlín. La dirección de obras de uno de los edificios monumentales de Behers, la Embajada Alemana de San Petersburgo (1911 - 1912) y diversos proyectos de viviendas, fuertemente influido por Schinkel y Behers, constituyeron sus primeros trabajos. Una breve estancia en La Haya permitió a Mies tomar contacto con la obra y la filosofía de Berlage, cuya convicción acerca de una expresión honrada de estructura y material asimiló rápidamente y convirtió en una de sus más destacadas premisas arquitectónicas.


A partir de 1919, tras la concepción de su último proyecto  en estilo puramente neoclásico, la Casa Kempner, comenzó su verdadera producción arquitectónica. La negación rotunda a la imitación de los estilos históricos y una búsqueda de las técnicas que se relacionaran y exaltaran las propiedades de los materiales empleados junto a una exhaustiva profundización en el estudio de los elementos constructivos y las partes funcionales del edificio se acentuaron en la primera madurez de Mies. El novedoso proyecto presentado para el concurso, En 1921, de la Casa-torre de Berlín, dio las primeras pruebas de su gran talla como arquitecto: una planta poligonal en torno a un patio circular y una estructura continua de acero para un alto edificio de cristal de sorprendente riqueza de reflejos. Un planteamiento similar, en el que los reflejos sobre el cristal facetado se dramatizaron aun más debido al predominio de la línea curva e irregular, se utilizó en su proyecto realizado entre 1920 y 1921, y aun más revolucionario fue su proyecto de un edificio de oficinas (1922) en hormigón armado con bandas acristaladas alrededor y forjadas en voladizo cerradas al exterior por antepechos. Estas franjas continuas de ventanas se convertirían en uno de los temas favoritos de la arquitectura moderna.








En 1922 se afilió al Novembergruppe, fundado en 1918 y cambió su nombre por Mies van der Rohe. Junto con Van Doesburg, Lissisky y Richter participó en 1923, en la fundación de la revista "G" (Gestaltung= Diseño) dedicado a la arquitectura moderna . Durante estos años trabajó en el diseño de dos casas de campo, en ladrillo y hormigón en las que por primera vez se emplearon reglas arquitectónicas de influencia neoplástica en unas originales plantas que rompieron con el contorno prismático de estilo internacional y extensos muros de líneas determinadas. 


A raiz de su nombramiento como vicepresidente de la Deutscher Werkbund, en 1926, le fue confiado la dirección de la exposición de Stuttgart-WeiBenhof en 1927, para la que realizó un bloque de viviendas de estructura de acero en colaboración con eminentes arquitectos europeos. Mies, desde el inicio de su carrera, no entendió los pabellones de las exposiciones como edificaciones permanentes, cerradas, sino que les otorgó su auténtico carácter temporal, proyectándose como un conjunto de partes separadas, capaces de calificar provisoriamente una determinada porción de espacio. Bajo estas premisas, muchas de las mejores obras de su carrera se realizaron con este tipo de edificios, auténtica simbiosis de realidad y fantasía. El Pabellón Alemán de la Exposición Internacional de Barcelona (1929) se convirtió en una de las obras maestras del siglo XX: un espacio extremadamente fluido y limpio, realizado con materiales preciosos como el mármol, el travestino, el ónix y el cristal coloreado. La construcción limitada a sus elementos primarios: tabiques de travestino y vidrio, situados en ángulo recto que ordenaban claramente, sin interrumpir en ningún momento la circulación. Una escultura de Georg Kolbe, expuesta en el mayor de los dos estanques, actuaba como discreto punto de orientación, y una serie de muebles diseñados por el propio Mies van der Rohe completaban la genial obra. Entre dichos muebles se encontraba la silla Barcelona, su más importante diseño mueblista. Durante la realización del Pabellón de Barcelona  construyó una Villa en Krefeld para el fabricante de sedas Hermann Lange, e inmediatamente después, en 1930 concluyó la Villa Tugendhat en Brünn, en la que por primera vez en una vivienda empleó las conclusiones del espacio presentado en el Pabellón de Barcelona. El diseño de esta villa, el último trabajo importante de Mies en Europa, hasta el más mínimo detalle, incluyendo el amplio mobiliario, fue proyectado por el propio Mies van der Rohe. 


Después de 1930 Mies dirigió la Bauhaus de Dessau hasta su disolución en 1933, fracasando en su intento de trasladar la institución a Berlín. De sus obras pertenecientes a los años treinta destacaron sus proyectos de casas con patios interiores cerrados, en las que creó su característica continuidad espacial mediante una estudiada colocación de los tabiques, macizos o de cristal, formando una sublime armonía.








En 1937 Mies se trasladó a Estados Unidos, donde, en 1938, fue nombrado director de lo que sería el Illinois Institute of Technology de Chicago. (I.I.T.) Ya desde los primeros encargos anunció lo que sería el planteamiento general de sus obras estadounidenses: un esqueleto de acero visto que encierra un volumen neutro rectangular. En 1940 presentó el plano completo para la remodelación del campus de la I.I.T.,  consistente en un complejo de edificios individuales, bajos y rectangulares, articulados entre sí bajo un esquema unívoco de retículas, similares a las empleadas en sus pabellones de las exposiciones. Los edificios pertenecientes a este proyecto fueron construidos paulatinamente a lo largo de los años cincuenta, como el Metal Research Building (1942/43), el Engineering Research Building (1944/46) y el Alumini Memorial Hall (1945/46), todos ellos en colaboración con los arquitectos Holabird & Root.


Entre 1946 y 1951 Mies diseñó el Chalet de Edith Farnosworth en Plano, Illinois, arriesgado edificio con un fuerte grado de abstracción en el que las terrazas, el piso y los techos fueron tratados como planos flotantes soportados por pilares pintados de blanco. El cerramiento íntegro de cristal acentuaba aun más el carácter subjetivo del proyecto, realizado con la habitual fluidez espacial de Mies. Otros proyectos de casas de cristal fueron la Casa Caine (1950) y la Casa Fifty Food by Fifty Food (1950/51) en Chicago, la Casa de Apartamentos Commonwealth-Promenade (1953/56) y los Novecientos apartamentos de Esplanade (1953/56), también en Chicago, iniciaron la carrera de altura de Mies. Sus rascacielos fueron siempre iguales en sus elementos constructivos, pero diversísimos en su distribución. En el Seagram Building (1954/58) de Nueva York, realizado con Philip Johnson, hizo partir el prisma del rascacielos directamente desde el suelo , agrupando los necesarios pisos bajos en los cuerpos traseros del edificio, y dotó a la fachada de bronce y vidrio de un brillo excepcional, que realzó el volumen del edificio y anuló cualquier contraste entre la estructura metálica y los lienzos vidriados.


La famosa frase de Mies van der Rohe menos es mas se vio aun más radicalizada en sus últimas obras: Banca en Des Moines (1964), Meredith Memorial Hall en Des Moines (1965), Facultad de Ciencias de la Universidad de Duquesne , Pittsburgh (1965), y especialmente en la National Gallerie de Berlín, inaugurada en 1968, primer edificio de Mies en la Alemania de la posguerra y en el que se llegó a una impresionante unidad de espacio exterior e interior mediante las grandes vidrieras de cerramiento.


La mítica Casa Farnsworth se salvó de la destrucción en diciembre del 2003. Tras una subasta, un grupo de conservacionistas pagó por ella 7,5 millones de dólares, para preservar su estructura y ubicación y convertirla en un museo. 









2 comentarios:

  1. Especialmente ajustada la descripcción que haces del estilo de Van der Rohe.
    Creo que es importante el experimentar sus espacios desde dentro. Al menos eso he notado en el único que he penetrado: la Neue Nationalgallerie de Berlín, actual museo de los expresionistas. La relación de "detro/fuera", la poética de los materiales y la fluidez del epacio internose te pegan no sólo a la ineligencia, también a los sentidos.

    Te agradezco que me lo hayas recordado.
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Carmen. Los grandes arquitectos (a los que se puede llamar con total sinceridad, Grandes Artistas) no solo nos han dejado grandes monumentos y bellos edificios que hoy decoran las ciudades más importantes del mundo. Su legado va más allá, ya que cada uno ha contribuido con su arte al desarrollo de esta preciosa profesión.

      Para realizar una bella obra arquitectónica no es necesario recargar ni su interior ni su exterior..., en la simpleza y fluidez de una construcción también se encuentra la hermosura.., y ese es el legado de Mies Van der Rohe, su sello indiscutible.


      Saludos y un bello domingo
      Mónica

      Eliminar